Definición y Que Es
Antipiréticos

El prefijo “anti”, que puede traducirse como “en contra”. El término griego “pyretikos”, que viene a usarse como sinónimo de “relativo a la fiebre”. Cualquier medicamento o remedio utilizado para reducir la fiebre se define como antipirético. Los más conocidos son: ibuprofeno, paracetamol y metamizol. Su nombre se origina en el griego “avti” que significa en contra y el lexema “πυρος” que significa fuego o fiebre. Sin embargo, esto en grandes cantidades de dosis es tóxico para el hígado.

Antipiréticos

Los antipiréticos también son analgésicos e incluso antiinflamatorios, como es el caso del tratamiento de las hemorroides. También actúan los antipirético contra los malestares de la fiebre, pero no contra la causa. En otras palabras: un antipirético puede contribuir a una disminución de la temperatura sin resolver el origen de la fiebre. Por lo tanto, si la enfermedad persiste, la temperatura aumentará nuevamente.

Como la mayoría de las veces el objetivo es reducir la temperatura y la incomodidad del paciente y, si es posible, no alterar la respuesta inflamatoria, a menos que sea exagerado, se recomienda el uso de paracetamol. Las moléculas también tienen efectos antipiréticos, antiinflamatorios y no esteroide aparte que también tienen propiedades analgésicas.

Los efectos de estos medicamentos pueden comenzar a notarse después de media hora de haberlos consumido y dura de 1 a 3 horas o incluso 6 horas para salir del cuerpo, tiempo suficiente para lograr su objetivo. Sin embargo, a pesar de no ser una droga invasiva, el uso continuo puede causar intoxicación que puede aumentar la temperatura en lugar de reducirla, incluso si es contradictoria. Esta reacción se debe al aumento en el consumo de oxígeno y la tasa metabólica debido al desacoplamiento de la fosforilación oxidativa.

El colocar paños mojados son costumbres antiguas las colocaban en la frente o se daban baños de agua tibia y también se toman como métodos antipiréticos, ya que se utilizan para reducir las altas temperaturas en el cuerpo humano. La decisión de qué antipirético usar debe basarse en su mecanismo de acción.