Definición y Que Es
Casualidad

El término casualidad se conoce como el principio de algo, es decir, esta palabra se usa para nombrar a la relación que existe entre una causa y su efecto y puede implementarse en las áreas de la física, estadística y filosofía.

Casualidad

En el área de la física, la casualidad es un evento que está causado por otro anterior, es por ello que si se conoce con precisión el estado de algo, lo más probable es que se puede predecir su futuro.

Por otro lado en el campo de la matemática, la casualidad está vinculada a la aleatoriedad, éste es un proceso cuyo resultado no es previsible ya que interviene el azar. Es decir, que el resultado de un suceso aleatorio que no puede saberse antes de que el mismo se haga realidad. Es por ello que es mejor hablar de probabilidades a partir de las estadísticas.

Hay que tener en cuenta que aunque es posible dividir la población humana en infinitos grupos, teniendo en cuenta los parámetros más diversos, la peculiar evolución de la vida en ámbito social por la que que ha atravesado como especie en las últimas décadas, deja en evidencia la existencia de dos grupos bien definidos: los que se hacen cargo de sus acciones, y aquellos que atribuyen sus éxitos y fracasos a la casualidad.

Pensar que todo ocurre independientemente de la participación humana en el mundo constituye una ideología muy peligrosa, ya que convierte la vida en un juego de azar, en el cual no es necesario implicarse con todas las energías y sentidos bien despiertos, sino que basta con esperar la partida afortunada mientras pasa las terribles.

En la actualidad hay muchas personas haciendo uso de algunas de las herramientas como Internet, dan lugar a innumerables ejemplos de personas que buscan la fama a través de diversos caminos, es por ello que todos los días se presentan nuevos aspirantes a actores, bailarines, cantantes, entre otros, publicando vídeos de diversas duración y temática, pero con un mismo objetivo, el cual es ser descubiertos y convertirse en estrellas famosas.

Cabe tener presente que todas de las decisiones que se toman, derivan en un hecho que a su vez, tarde o temprano será la causa de uno nuevo.