Definición y Que Es
Cataluña

Algunos piensan que Cataluña es una región de España. Es decir, un espacio formado por la división territorial de un Estado. No por casualidad, el término “región” proviene del latín “regio”, que significa algo relativo o perteneciente al rey. La muy antigua existencia de movimientos nacionalistas, que muestran razones de naturaleza económica, cultural, lingüística e histórica, daría muchas razones, según otros, para basar su calificación como “nación” y exigir su reconocimiento como Estado, ya sea dentro de la confederación estructural o en régimen de independencia.

Cataluña

Existen muchas razones similares para reclamar la existencia de una nación y la creación de un Estado, con la especificidad correspondiente en la esfera jurídico-política y el establecimiento de una potencia constituyente, pueden ser fácilmente reconocidas por Baleares y Valencianos.

El uso del término “Països Catalans” más allá del campo estrictamente lingüístico es desafortunado. Tampoco se entendería que la membresía de México o Argentina ahora se reclama al Estado español porque tienen el idioma castellano como propio.

El uso de ese término en el campo de las entidades políticas no corresponde a nada concreto, a menos que se trate de un enfoque muy minoritario. Hay suficientes pruebas para afirmar, que para muchos, apenas se oculta la voluntad de imponer desde Cataluña en otros territorios donde reside una población de habla catalana.

Sin embargo, los vínculos reales entre Illes, València y Catalunya son múltiples y no hay ninguna razón para negarlos o luchar contra ellos. Hay muchos intereses comunes y nada, excepto la insensatez, debe dañar lo que puede y debe beneficiar a todos. Por el momento, como un hecho simple, vale la pena recordar que los tres territorios juntos constituyen una región europea de primer nivel, que corresponde a NUTS 1, qué son las unidades territoriales definidas por la Unión Europea para necesidades estadísticas.

La estrecha colaboración de los tres territorios, cualquiera que sea la fórmula política de los participantes, tiene todo el sentido, al menos en el ámbito económico y cultural. Lo ideal sería luchar por principio, como demostraron o lo hicieron los gobernantes anteriores de Illes y València, sin embargo, esto es simplemente una disputa sectaria.