Definición y Que Es
Cirrosis

La cirrosis es la inflamación intersticial del hígado. Se trata de una enfermedad crónica e irreversible que provoca fibrosis y nódulos entre las células del hígado, lo que provoca cambios en la estructura del hígado y en sus funciones, ya que la circulación de la sangre está bloqueada. Si la cirrosis es muy avanzada, puede llegar a provocar insuficiencia hepática o cáncer de hígado.

Cirrosis

Mediante el padecimiento de la cirrosis el cansancio sin ningún motivo aparente, desgano al momento de comer, constantes náuseas, pérdida de peso, dolor en el abdomen e inflamación del mismo cuando se acumula el líquido en dicha zona, vómitos y también escozor en la piel son algunos de los síntomas que las personas o paciente generalmente puede presentar además, de una frecuente debilidad general. Todos y cada uno de estos síntomas son característico en un cuadro de cirrosis ya avanza, puesto que en las etapas iniciales no tiende a presentarse ningún tipo de sintomatología.

En estados avanzados de la enfermedad, también se pueden empezar a presentar síntomas más graves, como lista el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Hígado (Niddk):

  • Edemas y ascitis.
  • Moretones y hemorragias frecuentes.
  • Hipertensión portal: es un aumento de presión sanguínea en la vena porta, la cual conecta los intestinos y el bazo con el hígado.
  • Aparición de varices esofágicas y gastropatía.
  • Esplenomegalia.
  • Ictericia: ocurre cuando un hígado enfermo no elimina suficiente bilirrubina de la sangre, lo que hace que la piel y el blanco de los ojos adoptan un tono amarillento, así como un oscurecimiento de la orina.
  • Cálculos biliares. entre otros síntomas.

Cuando las células normales del hígado con invasores dañinos confunden las células inmunitarias y las atacan, puede desarrollarse una cirrosis, esta es poco común pero existe.

  • Trastornos en las vías biliares.
  • Algunas medicinas.
  • Enfermedades hepáticas transmitidas de generación en generación.
  • almacenamiento de grasa en el hígado cuya causa no es el exceso de consumo de alcohol.

Sin duda alguna el mejor tratamiento para la cirrosis es la prevención, por tal motivo los expertos recomiendan evitar en lo posible los factores que la causan, como por ejemplo, eliminar el consumo de alcohol si es posible o por lo menos disminuir, si el problema es una enfermedad en el hígado se recomienda asistir con frecuencia al médico para comprobar el estado de la misma y mantenerla controlada.