Definición y Que Es
Costocondritis

La costocondritis es una afección que afecta específicamente al tejido cartilaginoso que se encuentra localizado entre el esternón y las costillas (articulación esternocostal), provocando que dicha articulación se inflama, provocando un dolor intenso al tacto, al mover la región torácica o incluso al momento de respirar, esta afección puede afectar a varias articulaciones esternocostales, sin embargo las más comunes en verse comprometidas son las que se encuentran a mayor altura, sobre todo aquellas ubicados en la parte izquierda del cuerpo, esta patología por lo general suele desaparecer de manera espontánea con el pasar de las semana e incluso mese, afectando en su mayoría a la población comprendida entre los 20 y 45 años de edad.

Costocondritis

En la mayoría de los pacientes en donde se presenta, se inicia con fuertes dolores en la región del pecho adyacente al esternón, dicho dolor puede estar acompañado de una inflamación que causa gran dolor en la persona afectada, dicho dolor se puede presentar de forma progresiva o incluso repentinamente, en muchos pacientes el dolor suele ser tal que , que se traslada hacia las extremidades (hombros y brazos) aumentando en gran medida si se realiza cualquier tipo de movimientos, como por ejemplo al respirar, toser, estornudar, entre otros.

El origen de esta patología aún se desconoce, pero en la actualidad hay varias teorías que explique las posibles causas de la costocondritis, una de ellas es la que afirma que es provocada por traumatismos en la región de tórax o en las costillas, otra teoría afirma que la costocondritis posee estrecha relación con las infecciones de tipo viral, como por ejemplo resfriado, también hay quienes afirman que se encuentra asociadas a patologías sistémicas de tipo inflamatorias como es el caso de la artritis y el lupus.

Los tratamiento para combatir la costocondritis pueden incluir el uso de antiinflamatorios que no contengan esteroides en su composición, durante al menos 15 día consecutivos, se debe aplicar frío en la zona afectada y se recomienda reposo, en ciertos pacientes se pueden aplicar la infiltración directamente en la zona, en aquellos casos en donde se complique la afección, se puede optar por la extracción del tejido afectado mediante una cirugía.