Definición y Que Es
Cracker

Con la llegada de la era tecnológica, el internet y los dispositivos móviles se han vuelto una parte cotidiana de la vida. Han mejorado, de muchas maneras, la forma en la que nos relacionamos con el ambiente; sin embargo, hay que reconocerlo, en el ciberespacio existen una gran cantidad de riesgos. Uno de estas actividades que se debaten entre positivas y negativas, es el fácil y rápido acceso a las cuentas bancarias desde el internet; si bien es una opción bastante cómoda y que se amolda a las necesidades del usuario, también resulta un blanco fácil en cuanto a la acción de los hackers, quienes pueden robar la información y llevar a cabo una suplantación de identidad. Estas personas, aunque ciertamente requieren tener un conocimiento algo elevado en la materia, se han popularizado con el paso de los años, volviéndose muy comunes.

Cracker

Una variante de los hackers son los crackers, individuos que, formalmente, se dedican a debilitar diversos sistemas de seguridad, ya sea o no online, para tomar el control de estos o extraer información valiosa. Se les suele denominar así, de igual forma, por generar, mediante la ingeniería inversa, seriales, keygens y cracks, que buscan ampliar el alcance del software o hardware, para evadir ciertas restricciones, como aquellos programas que sólo funcionan con la presencia de un CD. Los motivos son muchos, pero siempre destacan algunos como la protesta, los desafíos o los fines de lucro. Es importante resaltar que la mayoría de los crackers están dedicados a las actividades ilegales, para obtener determinados beneficios monetarios.

Los crackers se popularizaron en la década de 1980, cuando los hackers decidieron distinguirlos, puesto que los crackers, mayormente, estaban del lado de la ilegalidad, mientras que los hackers no. Actualmente, existen muchas maneras para que un cracker ingrese a una computadora, sistema o dispositivo móvil; las más comunes incluyen el envío de mensajes que contienen troyanos, el análisis de los datos que se envían constantemente en el internet para engañar al proveedor de servicios, los ataques de fuerza bruta –prueba sistemática de todas las combinaciones de contraseñas posibles hasta que se agoten los intentos o se ingrese al sistema-, la negación de servicio, el phishing y los sitios web falsos, que recrean las características de un sitio web, para que el usuario ingrese sus datos.