Definición y Que Es
Delegar

Delegar es otorgarle a otra persona una cierta responsabilidad. Esto implica que hay dos sujetos involucrados en esta acción: un delegado que actúa como representante de alguien y esa persona que decide renunciar a su obligación o responsabilidad, es decir, quién delega.

Delegar

Dentro del lugar de trabajo, es común que las personas que ocupan puestos de cierto peso dentro de la empresa deleguen determinadas tareas en subordinados. De esta forma, lo que se logra es disfrutar de una importante serie de beneficios: mejora la productividad, logra que los empleados puedan mostrar todo el potencial que tienen, aumenta su motivación, disminuye notablemente el estrés del grupo de trabajo , es posible crear una sensación de equipo y se logra que también haya un mayor compromiso con la entidad.

La persona en quien se delega una facultad o jurisdicción se conoce como delegado. El delegado, por lo tanto, representa a otra persona u organización, ya sea en un evento específico (como una reunión o una conferencia) o permanentemente (contando con el trabajo fijo de un delegado para asumir la representación en todo momento): “Buenas tardes, yo Soy el delegado del sindicato de trabajadores textiles: he venido a presentar una queja sobre las malas condiciones de trabajo en contra de la empresa Pritzellon “.

En el mundo de los negocios, ocurre algo muy similar y cuando una persona a cargo no puede asumir sus competencias, puede delegar en alguien calificado para hacerlo.

Cabe señalar que delegar no es simplemente asignar más tareas a un trabajador, sino que al delegar, el trabajador adquiere el poder de tomar las decisiones que considere convenientes, la autoridad para ejecutar la tarea como juzga mejor, la autonomía en el desempeño de la tarea, la facultad de representarnos en el cumplimiento de la tarea y la responsabilidad de la tarea y los resultados.

En cualquier colectivo humano hay una necesidad de delegar. De hecho, el ejército actúa por delegación, ya que una posición alta da una orden y se lleva a cabo sucesivamente en las diferentes escalas militares.

En general, se considera que delegar a otras personas es totalmente necesario, de lo contrario, una organización pierde eficacia a la hora de resolver problemas que puedan surgir.