Definición y Que Es
Falacia

Una falacia es una idea engañosa. aunque aparentemente no lo es. Una falacia pretende ser una afirmación verdadera, incluso si no es verdadera. En este sentido, alguien puede usarlo deliberadamente con el propósito de manipular a otros, o simplemente por ignorancia, Decir que una afirmación es una falacia es decir que es mentira. Esta palabra se usa para evidenciar que ese argumento o razonamiento contiene un aspecto incorrecto o inválido.

Falacia

Es un término muy común en el campo de la filosofía y se usa a veces como sinónimo de sofismo, que es una idea igualmente engañosa. En ambos casos, en algún proceso de razonamiento hay un paso incorrectamente utilizado. Un común ejemplo es cuando un individuo afirma o hace algún reclamo que es verdadero porque no es posible presentar pruebas en su contra.

Aunque este tipo de ideas válidas se analizan y estudian desde la filosofía, se utilizan contextos en periodismo, política o en derecho. En el caso de que una falacia se use con toda intención y conociendo su falsedad, es un claro ejemplo de manipulación.

La falacia naturalista. En el campo de la ética también hay falacias, una de las más conocidas es ésta, la cual consiste en hacer una evaluación moral basada en un hecho específico. En filosofía, se dice que implica confundir qué es algo con lo que debería ser.

Para entender este tipo de argumento falso, vale la pena ilustrarlo con un ejemplo. Supongamos que alguien es muy inteligente y que a partir de este hecho real se afirma que debe ser una persona amable. La primera afirmación no implica obligatoriamente la segunda, es decir, es una falacia en este razonamiento no hay consecuencia lógica.

Muchas teorías éticas se han fundamentado en el argumento de que existe una naturaleza humana con cierta tendencia y ha traído como consecuencia de ello, la moral que se defendió tenía que estar en consonancia, en definitivo es a lo que han llamado falacia naturalista. Es decir, las virtudes morales han sido defendidas sobre una idea referida a la naturaleza humana y este tipo de relación entre los hechos y lo que no son hechos (en este caso una evaluación moral) son considerados por algunos como un argumento falaz, tan conocido como la falacia naturalista.