Definición y Que Es
Fordismo

El término fordismo se refiere al modo de producción en cadena que Henry Ford puso en práctica; Fabricante de automóviles de Estados Unidos. Este sistema, que se desarrolló a finales de los años 30 y principios de los 70, es una combinación de líneas de montaje, maquinaria especializada, altos salarios y un gran número de empleados. Este modo de producción es rentable siempre y cuando el producto pueda ser vendido a bajo precio en una economía desarrollada.

Fordismo

El fordismo es un modo de producción caracterizado por el hecho de que se hace en serie o en cadena. Su nombre deriva de uno de sus progenitores ideológicos, Henry Ford. El fordismo significó una verdadera revolución en términos de productividad y acceso a un mercado de masas gracias a la reducción de los costes conseguidos. Se utilizó principalmente en la industria automotriz durante el siglo XX, más específicamente desde los años cuarenta hasta los setenta. Además de estas mejoras en productividad y reducción de costos, el fordismo se caracterizó por una mejora salarial hacia los trabajadores, quienes se beneficiaron financieramente de manera significativa; El hecho de emplear a un gran número de personas también puede considerarse un aspecto favorable.

La forma en que operaba esta forma de organización era dividir el trabajo de una manera significativa, haciendo la producción lo más segmentada posible y con un operador asumiendo una tarea repetitiva. Cada bien fue elaborado a partir de una serie de etapas, una circunstancia que popularizó la línea de montaje.

Esta forma de organización permitió la creación de bienes en gran cantidad y a bajo costo, haciendo viable que los objetos previamente destinados a un segmento de élite estuvieran ahora al alcance del público en general.

El fordismo en este sentido fue un éxito, permitiendo tener un mercado más amplio y una mayor productividad. Sin embargo, es importante señalar que no fue Ford quien ideó esta forma de trabajo; fordismo descendió del taylorismo y la aplicación práctica vino de la mano de otros hombres que Henry Ford copió consiguiendo mejores resultados.

El keynesianismo dirigió el fordismo hacia acuerdos sociales que permitieron un nivel más alto de calidad de vida en la población históricamente diezmada y esclavizada. Sin embargo, los trabajadores no agrupados continuaron siendo fuertemente excluidos, especialmente en los países subdesarrollados. En América Latina este proceso se conoció como I.S.I. (Industrialización por sustitución de importaciones) y fue el proyecto industrial que intentó el subcontinente para salir de su condición periférica.

Los países que lograron desarrollar este proceso fueron Argentina, Colombia, Chile, México y Uruguay. Cuando el sistema económico keynesiano y el sistema productivo fordista explican un agotamiento estructural en los años setenta, la producción industrial comienza a volverse hacia el modelo japonés (toyotismo); Modelo que permitió llevar a la industria japonesa del subdesarrollo a la categoría de poder mundial en sólo décadas.