Definición y Que Es
Hembrismo

El Hembrismo es la posición opuesta al machismo, se puede decir que es una degeneración del Feminismo. Debe enfatizarse que estamos hablando de un concepto, no de una idea. Su importancia es en muchos aspectos contraria a la del machismo, pero también se puede abarcar dentro del fenómeno del sexismo y la discriminación sexual, solo que este término expresaría esas discriminaciones y prejuicios que favorecen a las mujeres y perjudican a los hombres.

Hembrismo

Un sector considerable del feminismo ha desarrollado una clara ventaja política, social, cultural y legal en favor de las mujeres, dañando comparativamente o directamente a los hombres, usando un lenguaje victimizante.

El hembrismo (como el machismo) da una imagen maniquea y borrosa de lo masculino y lo femenino. Esto es claramente negativo para los hombres y marcadamente positivo para las mujeres, lo que resulta en una interpretación diferente de los dos sexos que perjudica a los hombres.

En este último sentido, el llamado proceso de “empoderamiento femenino”, un elemento cultural nacido del feminismo y en el que esta ideología tiene un gran interés, es clave, a través del cual se pretende potenciar la imagen, la autoestima, el sentido de habilidad y asunción de liderazgo. en las mujeres, de manera preferencial y prioritaria.

Esta evaluación parcial del significado y el mérito de la mujer favorece el desarrollo del hembrismo, al igual que el machismo con respecto al hombre, ya que exaltar a un grupo culturalmente de manera duradera y exclusiva conduce invariablemente a la apreciación superior y exagerada de esto y la infravaloración o desprecio de los grupos cuya imagen ha sido menos o anulada.

Muchas mujeres a menudo se hacen llamar “Feministas” cuando de hecho siguen las ideas del Hembrismo. Los comentarios machos son, por ejemplo, aquellos que solo ven a las mujeres como un objeto sexual, o que deben limpiar y servir al hombre.

Los comentarios de Holdover son, por ejemplo, aquellos que dicen que el hombre es incapaz de hacer las tareas del hogar o que es torpe para ellos o que no son tan buenos padres como las mujeres. Las mujeres que tienen este problema son muy agresivas y discuten sobre todo porque siempre deben defenderlo.

Siempre culpan a su esposo de todo cuando tienen algo que temer, algo que esconder, algo reprensible, lo que se les ocurra siempre lo acusan de ser vagamente cierto o tremendamente falso. Nunca piensan si están lastimando a su marido, no piensan en sus sentimientos, solo piensan en sentirse mejor que el hombre y nunca dejarse humillar por su marido y siempre ganar en la discusión.