Definición y Que Es
Imparcialidad

El significado de la palabra imparcialidad se puede entender como algo que no se declina hacia ninguna idea o postura en específico, respecto a la justicia se puede decir que es una apreciación de la misma, basada en la objetividad con la que se decide algo, lo que significa que si una persona que se encuentra en posición de juzgar algo o resolver algún conflicto debe siempre tener una postura objetiva con respecto a dicha situación, sin que los interese ni los prejuicios de terceros afecten a la decisión y terminen favoreciendo a alguna de las partes.

Imparcialidad

Para poder explicar de mejor manera el término imparcialidad se puede tomar como ejemplo un conflicto cualquiera y partirlo en tres partes, la primera serían los intereses de alguna de las partes involucradas, en segundo lugar se encontrarían las razones e intereses de la otra parte y en medio de ellos se podría ubicar a la imparcialidad, entonces si se basan en argumentos objetivos y los datos reales del problema se podría entender a la imparcialidad como la ruta más sabia para una decisión moralmente correcta.

Una definición que guarda estrecha relación con la imparcialidad es la objetividad, pues para que la imparcialidad tenga lugar es necesario de la objetividad, ya que de seguro se tendrá que hacer una elección de entre diversos hechos, es decir que no se debe temer inclinación o favoritismo entre una de las opciones y quien sea el encargado de decidir.

En el contexto judicial o de las leyes se dice que un jurado o un juez son imparciales cuando no poseen intereses dentro de los objetivos, los procesos o las consecuencias de la sentencia aplicada, como apreciación dentro de la justicia el ser imparcial requiere que cuando se tome una decisión debe hacerse con una opinión objetiva, además de ello, ésta se encarga de que todo individuo sea tratado de la misma forma en cualquier circunstancia, sin embargo también permite que sean tratadas de diferente forma si la situación lo requiere por motivos extremos, ejemplo de ello se puede ver en gran parte de los sistemas de justicia del mundo, ya que estos establecen distintos tipos de penas, de acuerdo a la gravedad del delito cometido.