Definición y Que Es
Infidelidad

Negación, rechazo, enojo, permisividad o simple indiferencia. Todas estas reacciones se desencadenan por el descubrimiento de una infidelidad, y nadie puede estar seguro de cómo actuará en tal situación. Podemos pensar que este descubrimiento sería, ipso facto, el final de nuestra relación, pero finalmente, cuando sucede, elegimos darle a la otra persona una segunda oportunidad.

Infidelidad

Otras personas están completamente seguras de que cualquiera puede tener un desliz y, sin embargo, cuando ocurre, causa tal impacto que todas las ideas preconcebidas se van al infierno. Las parejas rara vez se sientan a hablar de eso. Pueden surgir posibilidades en las que en ningún caso se podría admitir una infidelidad, tal vez una larga serie de encuentros sexuales apasionados durante décadas, pero rara vez entra en detalles, en muchos casos, es la cultura familiar en la que uno ha sido educado lo que decide si algo es infidelidad o no, ya que es lo que proporciona los modelos de comportamiento o hace más sensible a ciertas parejas antes de una hipotética traición.

Obviamente, el estándar no es universal. Hay para quien un beso furtivo no es más que un desliz casual y permisible; también para quienes un mensaje que concluye con un emoticón de guiño es una señal inequívoca de que se han cruzado ciertos límites.

Si nuestro comportamiento es errático, sospechoso y poco honesto, tarde o temprano conseguiremos que la otra persona termine comportándose de manera similar. Además, mantener una actitud constante nos ayudará a sentirnos mejor en caso de que ocurra la tragedia. Solo en esos casos podemos sentirnos bien al haber mantenido nuestros principios, lo único que finalmente es nuestro.

Firestone recuerda que, en muchos casos, son las duras reglas sobre lo que se puede y no se puede hacer que, paradójicamente, dan lugar a una situación más propensa a ser infiel. Es un círculo vicioso: uno permite ciertas actitudes porque no se han discutido límites, pero al mismo tiempo, el control excesivo de la pareja puede ser un yugo demasiado pesado.

Una investigación publicada el verano pasado por la Universidad de Texas mostró que las redes sociales “habían cambiado nuestro comportamiento” y advirtió sobre algunos comportamientos que podrían ser particularmente sospechosos, como minimizar constantemente la pestaña del navegador, limpiar el caché cada vez que usaba Internet o utilizaba contraseñas, sin embargo, no debemos alentar la desconfianza, sino tomar una decisión con respecto a qué constituye infidelidad.