Definición y Que Es
Laudo

El laudo arbitral es similar a otras figuras legales, como la mediación y la conciliación. Su aplicación se considera útil porque acelera la resolución de algunos conflictos y las reglas del procedimiento son relajadas. El premio es un término de laudar y proviene del latín. Derivado del verbo laudo, laudas, laudare, laudavi, laudatum que significa alabar, alabar, reflexionar sobre la excelencia de, declarar favorablemente.

Laudo

El premio, por lo tanto, no está obligado a basarse en la ley. Las partes pueden acordar previamente que el arbitraje debe enfocarse en criterios de equidad, más allá de lo legal. La ejecución de un laudo arbitral, sin embargo, requiere que un juez ordene la mediación.

Dentro de la ley, la definición se refiere a un fallo pronunciado por un árbitro o un compositor amistoso que resuelve un conflicto entre dos o más partes que se han sometido voluntariamente a esa autoridad.

Entre sus características se pueden mencionar:

  • Se considera obligatorio y vinculante.
  • Solo debe incluir cualquier problema directamente relacionado con la disputa que el árbitro deba enfrentar.
  • El árbitro ejerce completamente lo que se refiere a la jurisdicción.

En significados anticuados, acuerdo o pacto; y también juicio y sentencia. En la técnica actual, un laudo se entiende como la sentencia o fallo pronunciado por árbitros o conciliadores amistosos en asuntos que las partes le han presentado voluntariamente y que tienen la fuerza de una sentencia definitiva, una vez que se han otorgado o agotado las apelaciones, son susceptibles de transmitir la autoridad de res judicata como las resoluciones de los tribunales ordinarios. Arbitral es la persona pronunciada por los árbitros nombrados en el compromiso.

La decisión final de un árbitro debe ser sustanciada; Es necesario que las razones y motivaciones que conducen a la realización del premio se puedan organizar como piezas lógicas que explican y apoyan la decisión sin la posibilidad de interpretaciones dobles y sin dar lugar a la sospecha de una actitud favoritista. Las dos partes en el litigio debería ver en el laudo una decisión apropiada y respetable, una basada en la justicia y buscando una solución transparente basada en la equidad.