Definición y Que Es
Magnetismo

El magnetismo en el caso de la física se considera como un fenómeno físico por el cual los materiales ejercen fuerzas, ya sea de atracción o repulsión, sobre otros materiales con los que interactúan. Todos los materiales algunos en mayor grado y otros en menor grado, han sido influenciados por un campo magnético, mientras que los materiales bien conocidos por todos nosotros, como el níquel, el hierro, el cobalto y sus aleaciones correspondientes, llamados imanes, tienen propiedades magnéticas detectables.

Magnetismo

Para que ocurra el magnetismo debe haber cargas móviles, específicamente electrones, consideradas pequeños imanes que producen fuerzas magnéticas, siendo responsables de la capacidad magnética de un material u otro.

El magnetismo permite estudiar como fenómeno físico ciertos materiales y poseen la capacidad de atraer o repeler a los demás, como se ve con el uso de imanes, que son capaces de atraer materiales ferromagnéticos (hierro, acero, níquel, etc.) y repelen a otros como un resultado de la distribución de los electrones que componen el imán.

Vale la pena mencionar la existencia de imanes naturales, como la magnetita o el tetra óxido de hierro y hierro; y otros artificiales, que el hombre ha creado. Los imanes se utilizan para lograr cierres de puertas, tableros magnéticos, cojines de alfileres, juguetes; siendo una aplicación muy útil del imán, la brújula, que consiste en una caja que contiene dentro una aguja que se mueve libremente.

La verdad es que el magnetismo es una pregunta muy cercana a nuestras acciones diarias. Una tarjeta de crédito y débito actúa sobre las bandas magnéticas que tienen, por lo que la máquina puede leerlas cómodamente y nos permite pagar por bienes y servicios. La telefonía móvil también necesita magnetismo para funcionar de manera correspondiente. También recibe el nombre de magnetismo, los fenómenos que se originan por cierto tipo de corrientes de tipo eléctrico.

El poder de atracción de los cuerpos magnetizados es mayor en sus extremos o polos. La Tierra, nuestro planeta, actúa como un imán gigante, porque atrae a los cuerpos que están en él gracias a la fuerza de la gravedad, y en nuestro planeta también reconocemos el Polo Norte y el Polo Sur.