Definición y Que Es
Metrorragia

En el ámbito de la medicina se denomina metrorragia a una anormalidad en el sangrado menstrual de las mujeres, el cual se origina en el útero, se dice que ésta es una anomalía ya que él mismo ocurre fuera de los días correspondientes al periodo. Generalmente el periodo menstrual de las mujeres se puede extender por alrededor de 4 a 7 día, teniendo un periodo de aparición cada 24 a 34 días, pero si existe algún sangrado que no coincida con el periodo se le denomina como metrorragia. El término tiene su origen en el idioma griegos, específicamente de la palabra “metra” que significa matriz y el sufijo “rragia” que quiere decir flujo. Sus principales causas pueden estar relacionadas con el útero directamente o en su defecto con la pelvis.

Metrorragia

Las causas principales de esta patología son por lo general de menor importancia y pueden ser tratadas fácilmente, entre dichas causas destacan la hiperplasia endometrial, la cual se presenta cuando el endometrio incrementa su tamaño de manera excesiva, lo que genera el sangrado, ésta hiperplasia es causada comúnmente por las concentraciones elevadas de estrógeno al mismo tiempo que las concentraciones de progesterona disminuyen. Los miomas y tumores en el útero y la cervical pueden ser también un problema, aunque por lo general este tipo de tumores no son de tipo maligno uno de los síntomas de ellos es el sangrado. Por otro lado la cervicitis o inflamación de cuello del útero es otra de las causas, asimismo también alguna lesión en dicha región provocada por algún golpe o infección e incluso por causa de relaciones sexuales fuertes.

Es importante señalar que dicho sangrado debe ser revisado, para de esa forma constatar de que el sangrado proviene de la vagina y no del conducto urinario, para ello se puede introducir en la vagina un tampón para así descartar cualquier otra fuente del sangrado, se debe tener especial cuidado también con la cantidad de sangre que se presente durante el derrame.

A pesar de no considerarse una patología de gravedad es necesario que la paciente acuda al ginecólogo, ya que este procederá a la realización de exámenes de varios tipos para de esa forma dar un diagnóstico sobre las posibles causas del sangrado, entre la pruebas más comunes destacan los exámenes de sangre, para de esa forma descartar los desequilibrios hormonales así como también se puede realizar ecografías para poder observar el interior del útero.