Definición y Que Es
Óxido

Químicamente, representa al compuesto que surge de la combinación del oxígeno con un metal o metaloide (hierro, sodio, calcio, aluminio) y/o con elementos no metálicos (carbono, fósforo); denominados óxido básico y oxido ácido o no metálico, respectivamente. Por otro lado, el término es utilizado para definir a la capa de colores variados que se genera en la superficie de los metales, que sufren el proceso de oxidación.

Óxido

Esta oxidación se produce por el contacto de moléculas de oxígeno con elementos orgánicos e inorgánicos, donde la superficie del hierro se deteriora por permanecer en contacto con el agua, sol y aire.

Los óxidos básicos son menos electronegativos, mientras que los óxidos ácidos son más electronegativos. También, existen los óxidos anfóteros donde interviene un elemento anfótero y poseen una electronegatividad neutra, un ejemplo de ello es el óxido de aluminio.

El óxido tiene más presencia en nuestra cotidianidad de lo que pensamos. Algunos son muy útiles e incluso necesarios, para que podamos realizar actividades.

Además, algunos alimentos poseen óxidos. El ácido acético es la base del vinagre y el ascórbico se encuentra presente en la vitamina c, muchos alimentos contienen ácidos grasos y otros, ácido cítrico.

Incluso, muchos de los productos de higiene personal que utilizado, no escapan de los óxidos. Los jabones por ejemplo, contienen ácido carboxílicos.

Ácidos como el nítrico, de Arsenio y el sulfúrico, son utilizados en la industria farmacéutica, elaboración de productos de limpieza, obtención de hidrocarburos y hasta en la medicina.

También, existe un compuesto denominado óxido de nitrógeno, el cual se presenta en estado gaseoso, que al entrar en contacto con el oxígeno, sufre el proceso de oxidación y se convierte en lo que se conoce como dióxido de nitrógeno.

Este gas, puede ser producido, en pequeñas cantidades, por nuestro cuerpo, a partir de varios tipos de células, como las epiteliales, nerviosas e inflamatorias. Asimismo, puede estar presente en nuestro cerebro, debido a la afinidad del óxido de nitrógeno con las moléculas compuestas por carbono e hidrógeno.

Lamentablemente, la presencia del óxido de nitrógeno ha ido en aumento de una manera considerable, contribuyendo con la formación del agujero que se le creó a la capa de ozono y con el calentamiento del planeta.