Definición y Que Es
Pretexto

El origen de la palabra pretexto se encuentra en el latín “praetextus”, compuesto de “prae” = “antes” y “textus” derivado del verbo “texere” con el significado de “tejer”. Se aplicó en la antigüedad a telas o bordados que se colocaron en otros caminos, protegiéndolos o enmascarando.

Pretexto

Un pretexto es un argumento o una razón que se usa para justificar una acción o para explicar por qué algo no se ha hecho. A veces, el pretexto es lo que se anuncia como un motivo pero que, en realidad, esconde otra motivación que no se difunde. En la Antigua Roma, se diferenciaba el “praetextum” que se aplicaba al bordado sobre las telas, del “praetextus”, que se extendía a todo lo que se servía para simular una situación, que se usaría como excusa para proteger otro evento.

Los seres humanos utilizan un pretexto por haber hecho o por no haber hecho algo en particular. En el primer caso, puede tratarse de un error y luego la persona se excusa con alguna motivación que generó su acción reprensible.

El uso más común del concepto asocia la excusa con una excusa. Los políticos o gobernantes de una nación, tienden a excusar sus malas gestiones, incluyendo a otras personas o autoridades como los culpables de los males o resultado que acarreó para el país estas malas decisiones. Para la oposición, por otro lado, este argumento es un pretexto para controlar a las personas y para perseguir a quienes no están de acuerdo con el gobierno.

Generalmente, la manera de justificar en un momento determinado una falta o el no haber terminado la tarea, o por un trabajo que había sido ordenado para una fecha específica, por haber olvidado asistir a un lugar, por una fecha importante, o también para actuar de cierta manera en una situación. Las enfermedades en sí mismas o alguien del medio ambiente inmediato, accidentes menores o ciertas condiciones climáticas son los pretextos que las personas usualmente usan y, por lo tanto, escuchamos justificar por algo que no hicieron o no recordaron, entre otras opciones. “Mi abuela se enfermó justo por la noche y es por eso que no pude asistir a tu celebración de cumpleaños, perdóname”.