Definición y Que Es
Rosario

En el ámbito de la religión específicamente el catolicismo, se conoce como rosario a una serie de 20 rezos que están dedicados a la Virgen María y aspectos destacados de Jesucristo, siendo de gran importancia en la tradición de dicha religión ya que según su fe las dificultades más difíciles pueden ser superadas con ayuda de estos rezos. Con respecto a su origen, éste se encuentra estipulado en el Nuevo testamento de la Biblia, específicamente en el libro de San Lucas, en donde se narra la historia de cuando el Arcángel Gabriel se le apareció a María y le notificó que sería ella la madre del mesías, tal. Hecho ha servido de inspiración para crear el rezo conocido como Ave María, el cual terminaría por formar parte del rosario.

Rosario

Gracias al rosario es posible rendir homenaje a diversos acontecimientos de la vida de Jesús y de María. En el catolicismo también se le conoce como Santo Rosario y se debe destacar que dentro de éste existen un conjunto de oraciones que son los encargados de conformar al mismo, tal es el caso del Padre Nuestro y el Ave María, Gloria, Salve, las Jaculatorias y los Misterios, los cuales se subdividen en Misterios gozosos, dolorosos, gloriosos y luminosos. Para hallar el origen del rosario es necesario remontarse al año 800 d.C. para ese entonces no era común que las personas manejaran el arte de la lectura y la escritura, por lo tanto los sacerdotes se vieron obligados a crear oraciones y rezos, para que de esa manera fuera más sencillo transmitir los hechos, pero no fue sino hasta el siglo XIII que el rosario fue mayormente difundido.

El objetivo principal de este rezo era rendir tributo a la Virgen María así como también al propio Jesucristo, posteriormente surgieron las cofradías, un conjunto de organizaciones dedicadas a realizar los rezos grupales. Ya para el siglo XV, el grupo denominado como los Dominicos realizó diversas modificaciones en donde los rezos fueron organizados en 15 ministerios y ellos a su vez se clasificaban en 15 avemarías, estos rezos podían durar hasta una semana seguida.