Definición y Que Es
Testamento Ológrafo

En el contexto legal, un testamento ológrafo es aquel que se encuentra escrito por el propio testador, siempre y cuando cumpla con las normas y requisitos establecidos por la ley. Para que este testamento tenga validez debe ser escrito a mano por el otorgante y además debe tener escrito el día, el mes y el año en que fue redactado.

Testamento_Ológrafo

Las características básicas de esta forma de testar es la autografía total y la no intervención de personas ajenas al testador. Entre sus ventajas se puede mencionar que es estrictamente secreto, muy práctico y no implica gasto alguno para el testador. Sin embargo, estos testamentos pueden presentar ciertas dificultades como por ejemplo las probabilidades de falsificación y extravío son superiores, de igual manera existe la posibilidad de que el testador entregue de forma errónea su voluntad y que algunas de las instrucciones, plasmadas en el testamento incurran en causa de nulidad.

A continuación los requisitos para su otorgamiento y subsiguiente protocolización:

El testamento ológrafo sólo puede ser realizado por personas mayores de edad.

Para que este documento sea válido, debe estar escrito en su totalidad en puño y letra por el testador, indicando la fecha en que se realizó.

De haber alguna palabra tachada o enmendada en el texto, quedarán amparadas por la firma del testador.

Las personas extranjeras podrán realizar el testamento ológrafo en su idioma.

Es muy importante que en el documento aparezca escrito de una forma clara, la voluntad del testador de hacer el testamento.

Entre los protocolos que debe cumplir el testamento ológrafo se encuentran:

Debe ser presentado ante un juez de primera instancia del último domicilio del testador o bien sea el caso, en el sitio donde falleció, dentro de un lapso de 5 años, partiendo desde el día del fallecimiento. Si no se cumple este requisito, el testamento perderá validez.

Una vez que el juez tenga en su poder el testamento, éste procederá a abrirlo (siempre y cuando se encuentre en pliego cerrado), firmará todas las hojas y verificará la identidad del testador, mediante la participación de tres testigos que conozcan la letra y la firma del mismo y que manifiesten no tener dudas de que el testamento escrito y firmado sea de la propia mano del testador.

De no contar con testigos que avalen la escritura del documento, el juez estimara, de ser necesario, la ayuda de un perito o especialista en grafología que examine y verifique si la letra es del testador.

Para el ejercicio de todo este procedimiento, serán citados, el cónyuge sobreviviente (si lo tuviere), los descendientes y ascendientes del testador.