Definición y Que Es
Tétanos

Se refiere a una patología que consiste en el deterioro del sistema nervioso a causa de un tóxico denominado “tetanospasmina”, el cual es producido por la bacteria “Clostridium tetanis”, la cual se puede localizar en la tierra, la piel, uñas, materiales oxidados, entre otros, por lo general dicha bacteria se introduce en el organismo a través de heridas abiertas que pueden tener algún contacto con el suelo u algún elemento oxidado, cuando dicho organismo se empieza a multiplicar en dicha herida, se empieza a producir el tóxico, el cual es trasladado hasta la médula, en donde puede llegar a estropear ciertas neuronas que pueden terminar dando paso a calambres en los músculos, fiebre, corazón acelerado entro otras.

Tétanos

Los síntomas más comunes del tétano son, sudoración en exceso, babeo incontrolado, dificultad para masticar los alimentos, calambres en diversas zonas del cuerpo, imposibilidad de controlar la defecación y micción, etc.

Dependiendo de la sintomatología que el paciente presente, el tétano se puede clasificar en 4 tipos: generalizado, neonatal, cefálico y localizado.

  • Generalizado: es el más común de los tétanos, en su fase inicial, afecta a los músculos encargados de masticar, provocando espasmos en los mismos, por lo tanto al paciente se le complica abrir la boca, posteriormente los espasmo se extienden a todo el organismo, afectando inicialmente la zonas altas del organismo (cara, lengua, cuello, etc) y luego el resto del cuerpo, la zona de la espalda es la última en verse afectada, el paciente puede llegar a quedar prácticamente inmóvil pero consciente de lo que pasa, en estos caso es vital que se resguarde la respiración, con el fin de prevenir un paro cardiorrespiratorio.
  • Neonatal: suele afectar a los bebés recién nacidos procedentes de madres que no poseían vacunas contra el tétano, por lo general se presenta en los 15 días posteriores al parto y su desarrollo se va a presentar de igual forma que el generalizado. En estos casos son más habituales las complicaciones, puesto que el neonato puede presentar hemorragia en el cerebro y en algunos casos hasta infecciones como la neumonía.
  • Cefálico: se presenta en la región de la cabeza, no se considera como tétano localizado, ya que éste puede causar graves problemas en la región, debido a que puede afectar la respiración, arriesgando la vida del afectado.
  • Localizado: es poco frecuente, ya que se presenta en una región específica del cuerpo, puede prolongarse por varios día e incluso semanas, en ciertos se termina convirtiendo en un tétano generalizado.