Definición y Que Es
Tourette

Tourette es el nombre que recibe un desorden neurológico que se caracteriza por múltiples tics físicos y vocales. Es una enfermedad que aunque es poco conocida, es altamente problemática para las personas que la padecen, ya que este trastorno incita a quien lo sufre a repetir de forma irregular, movimientos y sonidos de manera involuntaria, las cuales tienden a incrementarse en situaciones de estrés.

Tourette

El síndrome de tourette debe su nombre al neurólogo francés Georges Gilles de laTourette quien descubrió en 1885, este trastorno en una paciente de 86 años.

Los síntomas iniciales de esta enfermedad suelen presentarse a temprana edad, aproximadamente entre los 7 y 10 años. La intensidad con que se presenta puede variar. Hay pacientes que pueden sufrir períodos de muchos tics y periodos en donde no se manifiesta. Los niños son más propensos a sufrir de este desorden neurológico que las niñas.

Los tics pueden ser simples o complejos. Son simples cuando los movimientos son breves e inesperados, que involucran a un grupo de músculos. A pesar de que estos tics se originan de manera aislada, suelen repetirse con frecuencia. Por ejemplo: parpadear, encogerse de hombros, mover la cabeza, aspirar el aire produciendo un sonido por la nariz, arrugar el entrecejo.

Los tics se consideran complejos, cuando los movimientos son sucesivos y coordinados e involucran diversos grupos de músculos. Por ejemplo: tocar y olfatear personas y objetos, saltar, patalear, etc.

En la actualidad, todavía se desconocen las causas que originan la aparición de este síndrome, sin embargo, se piensa que puede estar asociado a dificultades presentes en ciertas áreas del cerebro y algún desorden en sustancias como la serotonina, norepinefrina y dopamina, las cuales permiten la comunicación entre neuronas.

Lo que sí es cierto es que este síndrome se puede heredar, por lo tanto la persona que lo padece tiene un 50% de probabilidad de heredarlo a sus descendientes. Sin embargo, heredar esta condición genética no significa que la persona tenga que soportar todos los síntomas que la enfermedad implica. Es probable que solo presente tics leves, o manifieste conductas obsesivo compulsiva.

Como ya se ha dicho este trastorno, comienza a temprana edad, por lo tanto sus manifestaciones pueden variar, por lo general comienza con un tics facial y a medida que pase el tiempo, estos movimientos pueden variar tanto en su expresión como en su duración, los cuales pueden ir desde muecas faciales, contracciones del tórax, pataleos, torsiones del cuello, entre otras.

Los pacientes con esta condición, son personas con un nivel de inteligencia normal, pero que pueden presentar alguna dificultad en el aprendizaje, sobre todo durante la infancia como consecuencia de los tics. Son individuos que posiblemente tengan alteraciones en la conducta y en los patrones de sueño.

Este trastorno es fácil de diagnosticar, solo hay que prestar atención ante la presencia de diversos tics motores o más de un tics fónico, si estos se iniciaron antes de los 21 años, si la frecuencia en que aparecen los tics va aumentando con el tiempo.

Para este trastorno no existe un tratamiento en particular, solo en aquellos casos en donde los síntomas son muy fuertes o si repercuten en su vida social o emocional, se administran medicamentos neurolépticos a fin de reducir la frecuencia y la intensidad.