Definición y Que Es
Activo Circulante

Los activos actuales, también denominados en otros países activos corrientes, son una subdivisión de activos en general que se refiere a aquellos que generalmente tienen una corta vida en nuestra contabilidad. Como su nombre indica, son aquellos activos que circulan, aquellos que se mueven rápidamente y tienden a ser líquidos con relativa rapidez. Por el contrario, los activos fijos (o activos no corrientes) son aquellos que tienden a permanecer más tiempo en nuestra compañía.

El ejemplo paradigmático de los activos actuales es el dinero que tenemos disponible físicamente en la oficina o local. Como vemos, el efectivo, se tiene disponible de inmediato, por lo tanto, es un activo corriente. También está circulando, por supuesto, el dinero que se tiene en el banco y los bienes que se tienen listos para ser vendidos; ejemplo, en una zapatería, los zapatos que se tienen en la tienda serían parte de los activos actuales. Otro caso común de activos corrientes en las empresas es la cuenta del cliente, es decir, las deudas que se tiene a favor y que tienen una fecha de vencimiento de un año como máximo.

Para calcular correctamente los activos actuales, primero se debe considerar qué activos son de este tipo. En actividades no muy complejas será relativamente fácil, porque normalmente se tiene algo de dinero en efectivo, algunos créditos que los clientes tienen que pagar y algunos productos como los mencionados anteriormente. Por lo tanto, el valor de los activos actuales será, básicamente, la suma de todos estos elementos que componen este tipo de activos en un momento específico.

Por otro lado, es evidente conocer los activos actuales, porque de esta manera sabremos, entre otras cosas, cuánto dinero se tiene que pagar a corto plazo. El Balance es un documento fundamental en la contabilidad de cualquier negocio y es allí donde se registran y controlan los activos actuales. Hacer un Balance permite conocer una “imagen fija” de un momento específico del negocio.

Calcular el activo en su totalidad (el actual y el fijo), así como los pasivos y el capital, permite hacer una muy buena idea de cuánto dinero se tiene, cuánta deuda y, en general, cómo es la situación financiera del tu negocio.