Definición y Que Es
Bienes de Consumo

Los bienes de consumo son aquellos que sirven directamente a las necesidades humanas, mientras que los bienes de producción sirven para producir otros bienes, que a su vez pueden ser tanto de consumo como de producción. En cualquier caso, los bienes de consumo siempre se encuentran, ya que la última razón de la actividad económica es la satisfacción de las necesidades humanas. Los bienes de consumo pueden ser: perábil: por ejemplo, comida. No perecedero en el primer uso: ej. Alojamiento o bienes de consumo duraderos.

bienes de consumo

Bienes de consumo. Definición

Son todos los bienes producidos por y para la sociedad en el territorio del país o importados, para satisfacer directamente una necesidad como: alimentos, bebidas, habitación, servicios personales, muebles, ropa, adornos, etc. Cualquier mercancía que satisfaga una necesidad del consumidor público. Estos bienes constituyen lo opuesto a la producción o bienes de capital, que son los utilizados para producir otros bienes.

Industria de Bienes y Consumo

La industria, como uno de los tres grandes sectores en que se divide la actividad económica, agrupa a las empresas transformadoras, tanto básicas como manufactureras. La rama extractiva se considera generalmente enmarcada en el sector secundario o industrial.

El desarrollo económico y la industrialización, son procesos tradicionalmente paralelos, al menos en las etapas intermedias de la primera, por lo que generalmente se admite que cuanto mayor es el peso del sector industrial en la economía de un territorio, mayor es el nivel de desarrollo. Sin embargo, alcanzó un cierto grado, que por supuesto es alto; existe un proceso de “terciarización” de la economía, que consiste en la pérdida de peso específico por parte de la industria, con el sector de servicios ganando importancia.

Dentro de las actividades industriales juega un papel importante el aspecto tecnológico, ya que determina en qué proporción se combinan los factores de producción: trabajo y capital. La evolución tecnológica, en los países desarrollados, está orientada hacia procesos de producción intensivos en capital, que implican la sustitución del trabajo por el otro factor mencionado, así como un nivel creciente de especialización de la fuerza laboral.

El proceso histórico de industrialización en Aragón marca el paso de la consideración como un factor predominante en la ubicación industrial de la existencia de materias primas, el caso de los ingenios azucareros a principios de siglo, a la preponderancia de la situación central de Aragón en términos de mercados, el caso de las actuales industrias de procesamiento de metales, se deriva del sistema de transporte español que existe hoy en día.

En Aragón, la población ocupada en actividades industriales (excluyendo la construcción) en 1998 era de alrededor de 157,031 personas, representando el 32.8% de los ocupados. Este porcentaje, que mide la importancia de la industria sobre el total de la economía, varía considerablemente según la provincia que se considera con una amplitud que va del 34,3% en Zaragoza, al 31,2% en las provincias de Teruel y al 27% en Huesca. En estas dos últimas provincias, el sector servicios supera al sector industrial.

En el período comprendido entre 1955 y 1977, los empleos en el sector secundario aragonés aumentaron en un número cercano a 36.500, con un crecimiento total del 28% en los 22 años considerados, en detrimento de la población empleada en tareas agrarias. En los años ochenta y noventa, el número de personas empleadas disminuyó en aproximadamente 11.500, el 7,7% de las de 1980. Por otro lado, la participación de la industria en la composición de VAB. El aragonés han pasado de representar un 38,5% en 1995 a un 37,9% en 1997 y un 35,6% en 1998. La distribución actual de V.A.B.

Las ramas industriales (excluyendo la construcción con 34,187 empleos) son la manufactura de productos metálicos y maquinaria, seguida del material de transporte, textiles, cuero y ganado y productos alimenticios. El sector industrial (o manufacturero) estaba compuesto en 1998 por un total de 8,482 empresas, de las cuales el 81% está calificado (ver tabla en Industria, ubicación de la) como “muy pequeño”, otro 16% tan pequeño, 2% como medianas (entre 50 y 100 empleados) y solo 0,5 como grandes empresas con más de 200 trabajadores.

A pesar de su pequeño número, las grandes empresas tienen un papel importante en la industria regional. Así, durante 1997 generaron más de la mitad de las cifras de negocios (1,303 mil millones de pesetas) y el valor agregado bruto (332 millones de pesetas), a pesar de ocupar un poco menos de un tercio del empleo industrial (31, 14%).

Dentro de la diversidad de actividades, la industria aragonesa presenta una fuerte especialización (preocupada por ciertos analistas) en los subsectores relacionados con la construcción de material de transporte, en gran parte relacionado con la existencia de Opel España. En 1997, este subsector generó el 37% de la facturación industrial, el 60% de las exportaciones al exterior, el 44% de las importaciones y el 17% del empleo industrial. Le siguen en importancia el grupo de “alimentos, bebidas y tabaco” con el 15% de la facturación, “maquinaria y equipo mecánico” con el 7’7% y “metalurgia y fabricación de productos metálicos” con el 6%. ‘5%.

En cuanto a la distribución territorial, la provincia de Zaragoza y especialmente las regiones ubicadas alrededor del valle del Ebro concentran el 77% de las VAB industriales, mientras que Huesca y Teruel apenas representan el 12 y el 11% respectivamente. En la provincia de Huesca, la industria se concentra en núcleos como Sabiñánigo, Barbastro, Monzón, Binéfar, Tamarite, Fraga. En Teruel, el foco industrial principal está formado por las Cuencas Mineras (Andorra, Utrillas, Montalbán y Escucha) junto con Alcañiz y la capital de Teruel.

Los Bienes de Consumo en la actualidad

Hoy en día, el sistema económico pone a disposición de las personas todo tipo de productos, desde los más básicos, como alimentos o ropa, hasta los más extraños, como tapas que pueden contener latas de refrescos.

El consumo como concepto no se refiere a nada malo o perjudicial. El problema viene cuando esta actividad se vuelve patológica y en ese caso se refiere es a consumismo.

El modelo de bienestar de la sociedad actual se basa en la posesión y acumulación de bienes, que sirve como justificación para la proliferación del consumismo entre las personas. Si el objetivo de la vida es tener muchas cosas, la actividad principal que se beneficia es, lógicamente, que la posesión y la acumulación de bienes por lo general se producen de manera inmoderada, como lo indica la definición de RAE.

El término inmoderado parece ser un adjetivo que es demasiado subjetivo. ¿Qué es ser un consumidor inmoderado? ¿Cuántos iPods tienes que comprar para considerarlo inmoderado? Las definiciones de la Royal Academy se destacan por ser objetivas y rigurosas, por lo que la inclusión del adjetivo inmoderado en la definición de “consumismo” puede sorprender. La RAE define la moderación sobre cómo evitar el exceso, por lo tanto, la falta de moderación es algo que no lo hace.

El uso del calificador inmoderado encuentra su explicación con la siguiente pregunta: ¿Hasta qué punto se necesita lo que compras? ¿En necesario para la vida? Todo lo que se consume sin que realmente deba considerarse como un exceso, en la medida en que excede las necesidades básicas para la vida de un individuo. Por lo tanto, decir que la corriente es inmoderada ya no es algo subjetivo, sino que se ha hecho objetivamente cierto: Por lo general se consume en exceso. No se necesita todo lo que se compra. La mayoría de ellas son excesos que se creen necesarios.

Clasificación de los Bienes de Consumo

La gran mayoría de los bienes producidos por la industria y comprados por los consumidores son susceptibles de ser clasificados de acuerdo con los hábitos de compra. Por lo tanto, se puede distinguir entre conveniencia, compras, especialidades y bienes no deseados. Los consumidores adquieren los bienes de conveniencia. A menudo, de inmediato y con el mínimo esfuerzo. Algunos ejemplos son productos derivados del tabaco, el jabón o los periódicos. Estos elementos se subdividen en más categorías. Por un lado, se encuentran productos de uso común, que es lo que los consumidores suelen comprar, como la salsa de tomate Heinz, la pasta de dientes colgate y las galletas oreo.

los bienes de impulso. Son aquellos que se adquieren sin planificación o sin esfuerzo de búsqueda. Los candeleros o revistas pertenecen a esta categoría, los bienes de emergencia son los que se necesitan cuando surge una necesidad apremiante (un paraguas durante una tormenta, o botas y palas durante la primera nevada de invierno). Los fabricantes colocarán productos de impulso o emergencia en aquellos lugares donde es más probable que los consumidores sientan la necesidad de realizar una compra.

compra compulsiva

Bienes de compra, son aquellos elementos con los que el consumidor, en el proceso de selección y adquisición, hace comparaciones en términos de adecuación, calidad, precio y estilo. Por ejemplo, muebles, ropa, automóviles usados ​​y electrodomésticos grandes pertenecen a esta categoría. Los bienes de compra también se subdividen en otras categorías. los compra homogénea de bienes son aquellos que el comprador considera de calidad similar pero suficientemente diferentes en precio para justificar las comparaciones.

Compra heterogénea de bienes de consumo final, son aquellos en los que las características de los productos son más importantes que el precio. El vendedor de productos de compra heterogéneos debe ofrecer una amplia variedad para satisfacer diferentes gustos individuales y tener una fuerza de ventas bien preparada para informar y asesorar a los clientes bienes especiales que son aquellos productos que tienen características de marca exclusivas o identificaciones para las cuales hay un número suficiente de compradores que están dispuestos a realizar un esfuerzo de compra especial.

Algunos ejemplos de este tipo de productos son automóviles, estereofónicos, equipos fotográficos y trajes de jinete. Un Mercedes es un producto especializado porque los compradores interesados ​​estarán dispuestos a viajar largas distancias para adquirir uno de estos productos de especialidad.