Definición y Que Es
Citología

La citología cervicovaginal (también llamada prueba de Papanicolau) es una prueba de rutina que se realiza anualmente en la revisión ginecológica anual. Consiste en tomar una muestra de las células de la vagina y el cuello uterino. Es una técnica simple, que requiere pocos minutos y no es dolorosa. La citología se utilizan para diagnosticar enfermedades precoces, como el cáncer de cuello uterino, gracias a la extracción de una muestra mediante raspado suave.

Citología

Qué es una Citología

La citología ginecológica es la detección temprana de una enfermedad cancerosa o precancerosa del cuello uterino que, si existe, permitiría que el tratamiento comience en un momento en que las posibilidades de curación son muy importantes. En casi todos los casos, el cáncer del cuello uterino se asocia con una infección causada por un virus llamado Virus del Papiloma Humano (VPH), que se adquiere sexualmente.

Este virus causa cambios en la morfología y las estructuras de las células del cuello uterino que pueden transformarse en células malignas. En el raspado que se realiza durante la prueba, se recolectan estas células, que pueden presentar cambios premalignos, lo que indica que están evolucionando hacia el cáncer o que ya pueden ser células cancerosas.

Tipos de Citología

  • Citología vaginal: citología de disparo único del fondo vaginal o del cuello uterino.
  • Citología triple (Wied): cuando se toman muestras del fondo de la vagina, el cuello uterino y el endocervix de forma protocolizada.
  • Citología endometrial: cuando se utilizan sondas o métodos de cánula, se realiza el uso uterino.
  • Citología de secreción: cuando el material citológico se obtiene a través de la expresión de una glándula o área anatómica.
  • Citología de excreción. Cuando está hecho de residuos metabólicos, como la orina.
  • Citología de punción por aspiración con aguja: Cuando el material citológico se obtiene por punción con aguja de una lesión generalmente no es accesible externamente. Impresión cuando las células se obtienen acercando un tejido u órgano a la diapositiva.

Es importante mencionar que la anatomía patológica (AP) es la rama de la medicina que se ocupa del estudio, mediante técnicas morfológicas, de las causas, el desarrollo y las consecuencias de las enfermedades. El objetivo final de esta especialidad es el diagnóstico correcto de biopsias, piezas quirúrgicas, citologías y autopsias, por lo tanto, están estrechamente relacionadas. Ejemplo: se pueden realizar estudios o técnicas morfológicas para realizar diagnósticos definidos como anatomía patológica y citología o anatomía patológica y biopsias.

Diferencias entre Citología y Biopsia

La citología se basa en la observación de células aisladas y otros elementos acompañantes obtenidos mediante punción con aguja fina (P.A.F), impresiones, raspados u otro método de muestreo. Estas células están separadas de los tejidos, por lo tanto, no obtendrá una información completa y detallada de la neoplasia presente. Sin embargo, la información que emerge de su observación y análisis es muy útil para tener un enfoque de diagnóstico y establecer futuros procedimientos adicionales, por ejemplo, biopsia incisional o esquelética, tratamiento quirúrgico radical, tratamiento quimioterapéutico, etc. No es lo mismo un diagnóstico de tumor de células redondas pequeñas (p. ej., linfoma), cuando el fármaco terapéutico apropiado es el diagnóstico de tumor sarcomatoso fusocelular en el que se impone una escisión quirúrgica amplia.

Realizar una citología es una técnica o un método rápido, tanto que una inyección subcutánea o intramuscular; no requiere preparación, o de anestesia local, es muy económico porque los elementos utilizados para realizarla son el uso actual en las oficinas. El trauma de los tejidos es mínimo y las complicaciones prácticamente nulas, por lo tanto, es imposible que una paciente asevere que la citologia duele.

Biopsia

La biopsia es una porción representativa de tejido donde se observan las células tumorales, el estroma circundante, etc. Cuanto mayor es el tamaño de la muestra, mayor es la precisión diagnóstica, ya que, en general, los tumores no son estructuras homogéneas y presentan áreas necróticas, áreas inflamatorias, etc.

Al realizar la técnica P.A.F, como cuando se realiza una biopsia, se liberan células tumorales, no se encontró que este procedimiento cause una metástasis temprana. Además, se debe tener cuidado de perforar (o realizar una biopsia) las áreas que se eliminarán en futuros tratamientos quirúrgicos. La biopsia requiere una preparación previa (afeitado del área, anestesia local, sutura por biopsia, etc.) y también el procedimiento toma algún tiempo y necesita instrumentos de laboratorio y personal especializado. Además, para realizar el diagnóstico histopatológico de las biopsias, se necesita un conocimiento profundo de la histología y la patología de la paciente.

La citología es un método práctico de diagnóstico que puede ser utilizado fácilmente por el médico o el cirujano. El diagnóstico de las neoplasias se realiza de acuerdo con el origen probable y de acuerdo con las características celulares en tumores benignos o malignos según diversos aspectos, proporcionando datos que nos ayudan a hacer un pronóstico. La mayor dificultad en la citología se da en aquellas circunstancias en que las células presentan cambios displásicos o neoplásicos con un alto grado de diferenciación.

Muchas veces los procesos inflamatorios crónicos, especialmente a nivel epitelial, causan cambios celulares que pueden confundirse fácilmente con cambios neoplásicos. Como puede ver, el diagnóstico citológico tiene ciertas limitaciones, aunque no refuta la practicidad y el alcance de la citología, la biopsia proporciona datos de valor pronóstico muy importante cuando las piezas se envían de manera adecuada.

Como puede ver, se tiene una disposición de excelentes métodos de diagnóstico que ayudarán a establecer un pronóstico terapéutico y adecuado. La elección de uno, otro o ambos dependerá de cada caso en particular, es importante hacer una buena toma de muestras, una buena remisión, un buen procesamiento y diagnóstico, y tener una comunicación fluida entre el clínico y el patólogo.

Estos métodos de diagnóstico son ofrecidos por la mayoría de los laboratorios de diagnóstico, que son procedimientos de rutina. Es esencial que los patólogos sean veterinarios, ya que aunque existen similitudes de tejidos entre las neoplasias en humanos y animales, también hay diferencias sustanciales que deben considerarse absolutamente.

Citología urinaria

Es un examen de orina que se usa para detectar cáncer y enfermedades inflamatorias. Junto con otros procedimientos, es útil para diagnosticar tumores malignos del tracto urinario (vejiga, riñón, próstata, uréter y uretra), principalmente a nivel de la vejiga.

Es un método cómodo para el paciente, no agresivo para detectar el cáncer del tracto urinario. También se usa en pacientes con sospecha de cáncer o en aquellos que tienen más probabilidades de desarrollar tumores.

El estudio citológico de la orina está indicado por el clínico, cuando existe presencia de sangre en la orina y como control evolutivo de pacientes que han recibido tratamiento para el cáncer de vejiga.

No se necesita una preparación especial, pero se debe tener en cuenta que la primera mañana no se puede usar para el estudio citológico, ya que las células que permanecen en la vejiga en horas de la noche, por lo general sufren alteraciones, lo que hace difícil dar el diagnóstico citologico correcto.

Se necesita una muestra de orina limpia, que se puede obtener mediante la micción espontánea, durante una evaluación del interior de la vejiga (cistoscopia) y, en algunos casos, se introduce un tubo delgado y estéril en la vejiga a través de la uretra (cateterización de la vejiga).

El citopatólogo investiga la presencia de células anormales en la muestra de orina, después de que se haya procesado en el laboratorio. Las condiciones para la recogida de la muestra de orina son:

  • Deseche la primera orina en la mañana.
  • Beba mucho líquido (1,5 litros) durante 2 a 3 horas.
  • Recoja la orina de la segunda micción de la mañana en un frasco estéril y bien cerrado. Para obtener una muestra de orina adecuada, se debe realizar una buena higiene del área genitourinaria.
  • Después de orinar una pequeña cantidad en el inodoro, para limpiar la uretra de sustancias contaminantes, se recoge una muestra de orina en un frasco limpio o estéril. Se requieren más de 25 ml para realizar el estudio. Posteriormente, el contenedor se retira del chorro sin detenerse y se completa el proceso de vaciado.
  • La botella con el nombre del paciente debe etiquetarse y llevarse inmediatamente al laboratorio.

Citología Cervical

Citologia

La citología cervical o cervicovaginal estudia las células exfoliadas de la unión columnar del cuello uterino y ha sido durante años el método principal para detectar el cáncer de cuello de útero, ampliamente reconocido por los programas del control y la prevención del cáncer como prueba que ha reducido la incidencia y la mortalidad por cáncer cérvix. Algunos datos indican que los programas de búsqueda citológica de este cáncer han disminuido.

El carcinoma cervical es la segunda causa de muerte. Para malignidad en todo el mundo y los más comunes países en desarrollo. En el año 2000 se informó más de 37,000 muertes por este cáncer en América, desde el 83.9% ocurrió en latinoamérica. En honduras el cáncer cervical constituye el 50% de los tumores. Los tumores malignos que afectan a la población femenina, además de la detección de lesiones premalignas y malignas.

La citología vaginal proporciona información sobre el estado hormonal del paciente y presencia de microorganismos. La fuerza del método se basa en décadas. De experiencia en su uso, bajo costo, alta especificidad y que las lesiones identificadas pueden ser fácilmente tratable.

Entre las limitaciones de la prueba de citología cervical está la toma de la muestra que es un proceso potencialmente embarazoso para la paciente, por lo que en ciertas culturas es difícil implementar, se considera un método invasivo que requiere personal capacitado y tiene sensibilidad moderada.

El objetivo de esta revisión es presentar generalidades sobre la citología cervical y la importancia de este examen en la detección precoz del cáncer cervical,además unificar la técnica de toma de muestra y aportar una guía para la interpretación del informe.

Citología vaginal

La citología vaginal es una prueba que se realiza para el estudio de las células pertenecientes al cuello uterino de la mujer. Para ello, se introducen un cepillo y una espátula con el objetivo de realizar un suave raspado en el cuello uterino.

A partir de esta prueba, puede detectar la posible existencia de cáncer cervical uterino premaligno o maligno e incluso infecciones vaginales, como cáncer cervical, infecciones precancerosas o incluso vaginales, y así poder realizar un tratamiento lo antes posible para su cura y mejora.

Actualmente, los médicos recomiendan comenzar una prueba de Papanicolaou después de 21 años, o antes si ya han tenido relaciones sexuales, y repetirla al menos cada 3 años hasta los 65 años si han obtenido resultados normales en el último ejercicio.

Además, se recomienda no realizar la prueba a las mujeres que no han tenido relaciones sexuales previamente, ya que algunos cánceres están asociados con una infección previa por VPH (Virus del Papiloma Humano) y que se transmite por el mantenimiento de estos.

Hay casos específicos, en los que se sugiere tomar la prueba anualmente para traer más control. Es el caso de las mujeres que:

  • Tener una vida sexual muy activa.
  • Sus citologías anteriores han sido positivas.
  • Tienen verrugas genitales debido a que padecen el VPH (Virus del papiloma humano).
  • Tener antecedentes de haber sufrido una enfermedad de transmisión sexual.

¿Qué enfermedades se diagnostican con la citología?

La vaginiosis bacteriana es una infección causada por una cantidad excesiva de ciertas bacterias que cambian el equilibrio normal de las bacterias en la vagina. Es más frecuente en mujeres de 15 a 44 años.

La candidiasis es una infección causada por varias variedades de Cándida, parásitos fúngicos, especialmente Candida albicans.

Virus del papiloma humano: es una infección de transmisión sexual. Es tan común que casi todas las mujeres sexualmente activas lo contraen en algún momento de sus vidas. Hay muchos tipos diferentes de VPH. Algunos tipos pueden causar problemas de salud, como verrugas genitales y cáncer.

Herpes genital: enfermedad de transmisión sexual causada por dos tipos de virus.
Estos virus se denominan herpes simplex tipo 1 y herpes simplex tipo 2.

El cáncer cervical: Es una enfermedad en la cual se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos del cuello uterino.

Cualquier enfermedad neoplásica cervical tipo 1, 2 o 3 es un crecimiento anormal y pre canceroso de células escamosas en el cuello uterino.