Definición y Que Es
Conjuntivitis

La conjuntivitis por infección ocular es común en niños pequeños. Por lo general, son contagiosos, y sus brotes pueden causar estragos en parques, guarderías y centros preescolares. Pero los adolescentes y los adultos también pueden desarrollarlo. Es una infección menor que, aunque puede verse mal, no suele ser grave.

Conjuntivitis

Esta membrana es normalmente translúcida, cuando se inflama adopta un color rojizo característico debido a la dilatación de los vasos sanguíneos que se acompaña de molestias como dolor, enrojecimiento de los ojos, ardor, picazón, lagrimeo y secreción, esta última puede variar de la emisión de un líquido de color cristalino a la presencia de pus que es capaz de adherirse a las pestañas y obstaculizar la apertura ocular. La conjuntivitis también puede estar acompañada de síntomas como dolor de cabeza y fotofobia, que pueden afectar uno o ambos ojos.

Por lo general, en la conjuntivitis se afecta la conjuntiva, que es la parte que corresponde al área externa del globo ocular en su parte libre, y la parte interna del párpado. Esta capa mucosa es transparente y contiene pequeñas glándulas que secretan un flujo que mantiene la superficie del ojo hidratada y lubricada permitiendo el movimiento natural del globo ocular sin fricción y sin afectar la visión.

La capa conjuntiva es un sistema de defensa para el ojo y, junto con la lágrima, actúa como una “barrera defensiva” contra los gérmenes o partículas ambientales. En caso de conjuntivitis, es muy común que otras áreas del ojo, como la córnea o los párpados, se vean afectadas e inflamadas.

La conjuntivitis a menudo es infecciosa, debido a agentes tales como virus o bacterias que se adquieren por contacto directo con secreciones u objetos contaminados. También ocurren como una manifestación de una reacción alérgica a irritantes, polvo, cosméticos o alérgenos ambientales como polen, perfumes o productos de limpieza. La conjuntivitis alérgica es más común en personas asmáticas o en personas con rinitis alérgica o dermatitis atópica.

Sin embargo, algunos tipos de conjuntivitis no son infecciosos, como:

  • La conjuntivitis alérgica, que ocurre con mayor frecuencia en niños que padecen otras afecciones alérgicas, como la rinitis alérgica de primavera (o fiebre del heno). Los desencadenantes de la conjuntivitis alérgica incluyen hierba, polen, caspa de animales y ácaros del polvo.
  • Conjuntivitis irritativa, causada por cualquier cosa que irrite los ojos, como la contaminación del aire y el cloro de la piscina.