Definición y Que Es
Cosecha

El término de cosecha se refiere al trabajo rural que involucra la recolección de frutas, vegetales, semillas u otros productos que el hombre usa como alimento o de otra manera. La cosecha, que se puede hacer manualmente o con la ayuda de maquinaria, se lleva a cabo cuando estos productos han alcanzado la madurez.

La palabra cosecha se originó en el latín “collecta”, un término que se compone del prefijo “co” que indica unión y “lectus” con el significado de “elegido. En las actividades agrícolas la economía de la nación forma un papel súper importante ya que proporcionaban alimentos provenientes del campo, es que la cosecha de cultivos proporciona a los países alimentos frescos para ser consumidos.

La nueva tecnología ha facilitado y simplificado la cosecha, ya que tiempo atrás era mucho más complicado realizarla de manera manual, además del tiempo que requería, las máquinas cosechadoras permiten el corte del cultivo y luego la trilla, que se usa ampliamente en grandes extensiones de tierra o cuando el producto está destinado a la industria. Para cosechar frutas y verduras frescas, se prefiere que la cosecha se haga manualmente. A veces ambas técnicas se combinan.

Existe un diversos procesos u operaciones adicionales durante el proceso de cosecha inherente a la separación del órgano de la planta madre de interés comercial, cuentos como una preselección. Generalmente el producto cosechado es dispuesto desde el campo de una vez para su comercialización, aunque lo normal es que los recipientes cosecheros sean vaciados en otros más grandes para su traslado al galpón de empaque para ser descargados en forma seca o húmeda en las líneas de clasificación.

Las personas que viven en áreas rurales o que tienen un gran jardín suelen cosechar frutas y verduras para su propio consumo, algo que les ahorra dinero al tiempo que les permite acercarse a la naturaleza de una manera que cada vez se pierde más. En las sociedades modernas por tentador que parezca tener un huerto en casa, el proceso es lento y, a menudo, sin esperanza, según las características de la tierra y el clima. El aplazamiento podría resultar en una mayor cantidad y calidad, pero haría más probable la exposición a un clima no deseado. En general, alcanzar la fecha ideal de la cosecha tiene su parte de juego.