Definición y Que Es
Dolor Crónico

Dolor crónico es el que dura más de 5 meses, es muy particular ya que es una experiencia o percepción desagradable para el paciente, es un síntoma subjetivo, puesto que no se puede evidenciar. A pesar de que es algo negativo y muy desagradable, sobre todo para el que lo padece, pues también tiene algo positivo y es que está indicando que algo no está bien en el cuerpo, osea, funciona como una advertencia.

Dolor Crónico

Por lo tanto, se deben tomar las medidas necesarias para evitar daños mayores. Esto es lo que sucede en el dolor agudo, esta es una alerta que conduce a un cambio, como quitar la extremidad de un trauma o quedarse quieto para evitar lesiones adicionales. El dolor crónico no tiene el efecto protector del dolor agudo, sino que es el producto de una lesión de las vías nerviosas involucradas en la transmisión de señales dolorosas al cerebro, esta lesión hace que estos nervios continúen transmitiendo a la señal de algo que ya no está ocurriendo.

Por esta razón, las personas con dolor crónico experimentan molestias en forma de sensaciones tales como pinchazos, perforaciones, ardor y calambres que acompañan al dolor. Los fármacos utilizados en el tratamiento del dolor crónico son medicamentos del tipo anticonvulsivo utilizados para el tratamiento de convulsiones y fármacos de tipo neuromodulador que son capaces de modificar la liberación de neurotransmisores relacionados con la transmisión del dolor.

Sin duda alguna este tipo de dolor afecta profundamente y en todos los aspectos a una persona y hasta a sus familiares, ya que en ocasiones vienen acompañados de insomnio y hasta depresión; Muchas veces su diagnóstico se retrasan y, a veces, los pacientes visitan a varios médicos hasta que se les diagnostica correctamente, como en una afección estrechamente relacionada con este tipo de dolor, como la fibromialgia.

Una vez que ocurre, el dolor crónico que es una enfermedad en sí misma, independientemente del trastorno que lo haya provocado, merece un tratamiento específico que a menudo dura toda la vida o al menos durante mucho tiempo. Esta condición debe ser tratada por médicos especialistas en unidades de dolor o clínicas específicas, donde puedan devolver la normalidad o control al paciente.