Definición y Que Es
Espíritu

El espíritu se define dentro del contexto religioso, como un ente inmaterial que forma parte del alma de los seres humanos. Según la teología, la definición de espíritu radica en la parte más intensa y penetrante del alma del hombre, por medio de la cual los humanos pueden tener conexión con Dios. Por ejemplo, en la religión católica, existe la figura del espíritu santo, el cual representa a la tercera persona que compone a la Santísima Trinidad (padre, hijo y espíritu santo), en este sentido se trata de una manifestación de Dios.

Espíritu

Qué es el espíritu

El concepto de espíritu se encuentra asociado generalmente al ámbito de la religión, ya que, el espíritu es una entidad no corpórea es decir que, no tiene un cuerpo o manifestación corporal. Entre los seres espirituales comunes se encuentran los ángeles, fantasmas, entre otros.

Se cree que un espíritu tienen la capacidad de poseer personas y objetos como por ejemplo muñecos, como en películas de terror. El caso es que, algunas personas consideran que estos pueden causar daños a los vivos. No existe alguna investigación o estudio que certifique o compruebe esta creencia.

Este tipo de noción abstracta es considerada como un elemento del alma de un individuo, indistintamente de sus creencias en lo mágico o sobrenatural.

De manera similar, cuando se habla del espíritu de una persona, puede asociarse con el carácter, la personalidad y la energía humana de los individuos. Por ejemplo, cuando dice que un tema es empresarial, se estaría refiriendo a alguien a quien le gusta emprender proyectos de cualquier tipo, proyectos económicos, ecológicos, etc. que generen beneficios para quienes los inician y para su entorno.

Etimología de la palabra espíritu

La etimología de espíritu se deriva del latín “spiritus” el cual significa aliento o respiro. Este es un sustantivo masculino y se refiere a un ser imaginario, inmaterial, irreal, ficticio que está dotado de una justificación, alma o sustancia de tipo lógico. Se puede decir que, en la etimología de espíritu, este es representado como una forma sobrenatural.

Qué significado tiene el espíritu en la filosofía

Para la filosofía, la definición de espíritu se centra en dos importantes tipos que son: el espíritu subjetivo que es aquel que, cuya absolutización lleva al idealismo y el espíritu objetivo (objetivación de las facultades humanas, conciencia social), este se desarrolla si se mantiene su carácter primario al idealismo objetivo.

La filosofía Grecorromana de la antigüedad por su parte, establece que el significado de espíritu deriva una actividad teórica, de hecho para Aristóteles por ejemplo, la forma superior de la actividad del espíritu es el pensar o tener pensamientos, el placer de teorizar. Por otro lado, también se entiende por espíritu al principio de suprarracional cognoscible inmediata e intuitiva, este punto de vista difiere del de la religión puesto que, esta representa el espíritu como Dios (una esencia sobrenatural, susceptible de ser únicamente objeto de fe).

La filosofía clásica alemana por su parte, puntualiza el carácter activo del espíritu y la veía como una actividad creada de la autoconciencia.

En la época de la filosofía y los materialistas de la antigüedad, el espíritu de los seres humanos eran considerados como segundo plano de la naturaleza de este. El concepto de espíritu radica como la parte racional del alma, derramada por todo el cuerpo.

Espiritualismo fisiológico

El espiritualismo filosófico representa toda doctrina que sea practicada como análisis de la conciencia o que intente influir en la conciencia de datos de la investigación científica o filosófica. Este es un sistema filosófico que resalta el espíritu y la inmortalidad del alma. Cabe destacar que, el positivismo surge como respuesta a esta filosofía, ya que; es una doctrina que reconoce la existencia de otros seres además de los materiales. El cristianismo es un tipo de espiritualismo.

Relación del espíritu y la psicología

Debido a las dificultades de ambas materias y la complejidad característica de la vida humana, la relación del espíritu y la psicología no es cuestión simple.

La psicología contemporánea tiene una actitud materialista de facto, aunque pocos autores abordan explícitamente el problema de la espiritualidad del alma humana, es decir, su inmaterialidad y trascendencia con respecto a las funciones orgánicas. La mayoría de los autores tienen alguna forma de monismo materialista, emergentismo o más o menos paralelismo psicofísico spinoziano (Echavarría 2012; Sanguineti 2007).

espíritu y la psicología

En psicología, el término espíritu se usa (con el adjetivo “espiritual”) para denotar todo lo que pertenece a nuestra vida más elevada de la razón, el arte, la moral y la religión, en contraste con la vida de la mera percepción sensorial y la pasión. Este último depende intrínsecamente de la materia y está condicionado por sus leyes; el primero se caracteriza por la libertad o el poder de autodeterminación; el significado de espíritu en este sentido es esencialmente personal. De hecho, el hegelianismo en sus doctrinas de espíritu subjetivo, objetivo y absoluto, trata de mantener las categorías de filosofía espiritual (libertad, autoconciencia y similares), en una estructura monista.

Cuerpo, mente y espíritu

Lo carnal o material es la representación del cuerpo, la mente por el contrario expresa la conciencia, el pensamiento y la memoria. El espíritu es un contraste del alma. Para el cristianismo, el hombre se compone por tres elementos que son: el cuerpo, alma y espíritu.

Cabe resaltar que, el alma imprime la personalidad individual del hombre. Ahora bien, el alma y espíritu incluyen la imaginación, los sentimientos, la mente, la voluntad y las emociones. Se puede decir que, el alma y espíritu juntos son la herencia divina del ser en donde se encuentra la fe, la esperanza, la reverencia y el mundo espiritual. Cuando se habla del significado de espíritu santo se está representando justamente el espíritu divino y sagrado de Dios.

Algunas características bíblicas del espíritu Santo que todo cristiano debe conocer son las siguientes:

  • El Espíritu Santo es un maestro. “Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, te enseñará todo y te recordará lo que te he dicho” Jn 14,26.
  • El Espíritu Santo da testimonio. “El mismo espíritu se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios” Rom 8,16.
  • El Espíritu Santo guía la verdad. “Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él te introducirá en toda la verdad, porque no hablará por sí mismo, sino que dirá lo que ha oído y te dirá lo que sucederá” Jn 16,13
  • El Espíritu Santo glorifica. “Él (el Espíritu Santo) me glorificará, porque recibirá lo que es mío y se lo anunciará” Jn 16,14.
  • El Espíritu Santo dirige la evangelización. “Como el Espíritu Santo les había impedido anunciar la Palabra en la provincia de Asia, cruzaron Frigia y la región de Galacia”. He 16.6.

Qué es el espíritu desde la religión

El concepto de espíritu ha sido mencionada tanto en el antiguo como en el nuevo testamento. Timoteo 4:22 dice así: ¡El Señor esté con ustedes!

Este versículo, la parte que dice ¨ este con¨ representa el ahora, esto significa que, el señor esté con nuestro espíritu y es algo que se puede experimentar en el ahora. Dios nos ha dado una respuesta grandiosa y esa respuesta proviene del espíritu humano. Nuestro espíritu es la clave para experimentar a Cristo y Vivir una vida cristiana a plenitud.

Relación de la fe y el espíritu

La fe es el don fundamental que el Espíritu Santo otorga para la vida sobrenatural. El autor de la carta a los hebreos insiste mucho en esto, cuando escribe a los cristianos preocupados por la persecución: “La fe es una garantía de lo que se espera, una prueba (o convicción) de realidades que no se ven” (Hb 11, 1). En este texto de la Carta a los hebreos, se puede visualizar una especie de definición teológica de fe que, como explica Santo Tomás, no tiene como objeto las realidades observadas con el intelecto o experimentadas con los sentidos, sino la verdad trascendente de Dios (Veritas Prima), que la revelación propone (ver II-II, Q.1, a.4 y a.1).

La fe es el séptimo aspecto del fruto del espíritu mencionado en Gálatas 5:22 y básicamente se refiere a la fidelidad que se debe a Dios y sus enseñanzas, que deben determinar el pensamiento y las acciones del hombre en la tierra.

fe y espíritu

Cuál es la diferencia entre alma y espíritu

La diferencia entre espíritu y alma, deriva desde el significado en latín ¨spiritus y anima¨, y ​​en griego ¨pneûma y psyche¨, no fue relevante hasta la introducción de estos conceptos al cristianismo. Ambos fueron considerados el lugar donde se sienten los sentimientos.

Espíritu y alma son sinónimos en términos de un ser inmaterial o fantasmagórico. También se usan indistintamente para referirse a la vivacidad o al estado de ánimo, como, por ejemplo, para poner alma o para poner al espíritu en el discurso. Ambas son esencias o principios generadores de algo como, por ejemplo, un espíritu rebelde, el alma del partido o un espíritu libre.

Los civilizaciones del antiguo occidente realizaron una distinción entre el alma y el espíritu en su desarrollo. El espíritu y el alma humana pueden verse como el componente celestial de los humanos sin adornos, la parte que es impersonal o universal. Donde el alma humana es el elemento personal (único) para cada individuo. Como escribe Spengler en su obra The Decline of the West.