Definición y Que Es
Fatiga

La fatiga es un sentimiento de falta de energía, de agotamiento. Es diferente de la somnolencia que es sentir la necesidad de dormir. La somnolencia y la apatía es una sensación de no importarle lo que sucede, pueden ser síntomas que acompañan a la fatiga. Esta última puede ser una respuesta normal e importante al esfuerzo físico, el estrés emocional, lo que originará la fatiga y cansancio. También comienza a manifestarse el aburrimiento o la falta de sueño.

Qué es fatiga

La fatiga es un síntoma común y generalmente no se debe a una enfermedad grave, pero puede ser un signo de un trastorno mental o físico más grave. Cuando la fatiga no se alivia durmiendo bien, su proveedor de atención médica debe evaluar si está bien nutrido o tiene un ambiente de bajo estrés ya que comienza afectar emocionalmente al individuo.

Fatiga Muscular

La fatiga muscular se produce cuando los músculos no pueden ejercer la fuerza que pueden desarrollar normalmente o cuando se requiere un esfuerzo superior al normal para alcanzar un cierto nivel de fuerza. La fatiga muscular puede deberse a varias causas, desde la práctica de la actividad física hasta las causas genéticas que originan debilidad muscular. Esta condición se reconoce en el campo médico como un problema físico que en ciertos casos puede ser muy peligroso.

En el caso de la fatiga muscular inducida por la realización de ejercicio físico, ya sea en una actividad diaria o deportiva, se cree que el origen se encuentra en una insuficiencia temporal en el suministro de energía del músculo. Algunos estudios también implican una alteración en el flujo de calcio a través de los músculos, esencial en la contracción de las fibras musculares. La fatiga inducida por el ejercicio generalmente no se trata como un problema médico grave, ya que se considera una consecuencia normal si se mantiene cierta actividad física durante un cierto período de tiempo. Esta es la razón por la cual los atletas a menudo varían sus rutinas e intensidad de entrenamiento.

La fatiga muscular inducida por la actividad física también se conoce con frecuencia como fatiga metabólica. La actividad continua puede llevar a una disminución de los sustratos energéticos o una acumulación de metabolitos en los músculos cuyos efectos, directos o indirectos, causan fatiga muscular. Por ejemplo, la disminución del ácido láctico en las células musculares, el suministro de oxígeno disminuido o insuficiente para mantener la actividad, la pérdida de fosfato en el músculo (necesario para la fabricación de ATP), la disminución del glucógeno muscular o la acumulación de ácido láctico en el músculo.
Fatiga

Fatiga Crónica

Fatiga crónica (SFC), en inglés Síndrome de fatiga crónica (SFC), nos referimos a una condición sistémica caracterizada por fatiga persistente e invalidez de pequeños esfuerzos, que no mejora con el descanso. También se acompaña de dolor musculoesquelético difuso y trastornos del sueño. Esta enfermedad también se conoce como encefalomielitis miálgica (encefalomielitis miálgica), síndrome de astenia crónica o síndrome de fatiga post-viral.

Actualmente, la enfermedad por SFC se incluye en el grupo de síndromes de sensibilización central, junto con la sensibilidad química múltiple (SQM) y la fibromialgia (FM), entre otros, ya que se ha encontrado que el MCS puede asociarse con FM y SFC, lo que sugiere que estos Tres condiciones podrían estar relacionadas con los procesos centrales de sensibilización. Sin embargo, debe aclararse que SFC, SQM y FM son entidades clínicas diferentes a pesar de compartir parte de sus manifestaciones clínicas, es decir, tienen signos y síntomas en común, y que, además, a veces pueden coincidir en la misma persona. Esta situación de coexistencia o superposición de enfermedades en la misma persona se llama comorbilidad. Del mismo modo, no debe olvidarse que la FM se ha definido como una entidad propia y con criterios diagnósticos específicos, a pesar de ser una enfermedad similar al SFC.

Con todo esto, se entiende que una persona puede sufrir de SFC como la enfermedad principal con la presencia adicional de SQM. De hecho, en aproximadamente el 70% de los casos, la SQM es otra manifestación de SFC, entendida como la principal enfermedad. A su vez, del 50% al 70% de los diagnosticados con FM, cumplen los criterios para el diagnóstico de SFC y viceversa.

Tratamiento fatiga

No existe una píldora mágica que pueda curar la fatiga, pero existen tratamientos médicos que pueden ayudarlo. Si su médico no responde bien a su preocupación sobre estos problemas, busque otro que sí lo haga. Debe hacerse valer si sabe que ha alcanzado su límite y necesita ayuda. El mejor médico es que le da importancia al problema, está dispuesto a escuchar sus quejas con cuidado, sabe lo suficiente sobre el problema para realizar una evaluación y está dispuesto a tratarlo. Sea específico cuando hable sobre la fatiga, por ejemplo, “Tengo dificultad para respirar cuando subo los cinco escalones para llegar a mi oficina”. o exprese si tiene fatiga mental que es común pero pocas veces identificado, lo más recomendable en este caso es meditar, relajarse, visitar áreas verdes que le transmiten pureza, tranquilidad y relajación. Hay un caso muy particular que es con la fatiga visual pues ahí el mejor tratamiento es olvidarse del ordenador, móvil o tablet que son los primeros causantes y solo requiere de descanso y relajación.

Existen muchos medicamentos que pueden ayudarlo, dependiendo de la causa de la fatiga

  • Los recuentos bajos de células inmunitarias aumentan con una pausa en el tratamiento del cáncer de mama, el descanso y la buena nutrición, ya que en ocasiones surge la fatiga y mareos, debido a la mala alimentación. Los medicamentos especiales llamados factores de crecimiento, como Neupogen (nombre genérico: filgrastim), pueden estimular la producción de nuevas células inmunitarias para recuperar los valores normales.
  • Las infecciones se pueden tratar con los antibióticos y líquidos adecuados que contienen minerales que se pierden por el exceso de transpiración.
  • La anemia, que es un resultado de la deficiencia de hierro, puede tratarse con suplementos de hierro. Procrit (nombre genérico: epoetin alfa), Epogen (nombre genérico: epoetin alfa) y Aranesp (nombre genérico: darbepoetin alfa) funcionan si el problema es un recuento bajo de glóbulos rojos debido a la quimioterapia y las enfermedades crónicas. Las transfusiones de sangre pueden aumentar su recuento sanguíneo y sus niveles de energía de inmediato. El consumo de estos es siempre con previa autorización médica.
  • Un recuento plaquetario bajo (células de la coagulación), que también puede contribuir al sangrado, puede tratarse con un factor de crecimiento llamado Neumega (nombre genérico: oprelvekin) y, si es necesario, una transfusión de plaquetas.
  • La deficiencia de tiroides se puede tratar con un reemplazo de hormona tiroidea llamado Synthroid (nombre genérico: levotiroxina).
  • La depresión se puede tratar con terapia (consejero, trabajador social, psicólogo, psiquiatra), medicamentos antidepresivos o ambos.
  • En algunos casos, la fatiga que no mejora con otros medicamentos o los cambios en el estilo de vida puede tratarse con medicamentos estimulantes.

Es recomendable consultar al médico sobre algunas de estas opciones: cafeína, Ritalin (nombre genérico: metilfenidato), Dexedrine (nombre genérico: dextroanfetamina) o Provigil (nombre genérico: modafinil). Colabore estrechamente con su médico para encontrar el mejor medicamento para su situación particular.