Definición y Que Es
Hamsa

La Mano de Fátima es un amuleto protector de origen islámico, representa una mano con los dedos juntos apuntando hacia abajo y un ojo. En los países árabes también se conoce como “Hamsa“, que significa cinco, la cantidad de dedos de la mano. Tiene tres poderosas funciones: proteger de todo mal, especialmente de las enfermedades; buena suerte, ya que la mano es lo que mantiene todo lo bueno que la vida puede darnos, es felicidad y ayuda a mejorar la paciencia.

Se coloca en la entrada de la casa para que proteja a toda la familia y al hogar, también se puede usar alrededor del cuello. Para los judíos, los dedos de la mano representan los 5 libros de la Torá, mientras que otros ven en ella un símbolo de paz y de la unión de los pueblos; para los musulmanes, por otro lado, principios de la Ley islámica.

  • La creencia en Alá, en los profetas, los ángeles, el Corán y el juicio final.
  • La oración cinco veces al día.
  • El diezmo o la limosna.
  • El ayuno en el mes del Ramadán.

Fátima abandonó sus tareas por un momento y fue a recibirlo; sin embargo, se sintió muy decepcionada y triste al ver que su marido llegó acompañado de una bella y joven concubina por celos, regresó a la cocina pero, inmerso en la oscuridad y pensamientos tristes, no prestó atención a lo que estaba haciendo: tenía una olla sobre el fuego con caldo hirviendo y, más atenta a su tristeza que a su trabajo, estaba absorto que no sentía ningún dolor, pero lo que ella estaba haciendo y, horrorizada, se apresuró a gritarla. Fue entonces cuando Fátima se dio cuenta de que estaba quemándose la mano y la sacó de la olla “.

Otros, como en el caso de la versión judía, llevan cuatro peces pequeños que cuelgan de la muñeca, y en otras versiones suelen tener pasajes inscritos del Corán. La fama de la Mano de Fátima ha cruzado las fronteras y se ha extendido a través de varias culturas. Es un talismán que se adapta fácilmente a la tradición de las más diversas culturas haciendo una interpretación de sus poderes apropiados a sus circunstancias. En América del Norte, la creencia de que la Mano de Fátima protege de los terremotos y las catástrofes naturales se ha extendido. Se cuelga en las paredes de la casa.