Definición y Que Es
Homilía

Homilía significa “conversación familiar“. Es una exhortación fraterna y clara, adaptada a la comprensión que los oyentes tienen de la palabra que se ha escuchado y que debe exponer los misterios de la fe y las normas de la vida cristiana del texto sagrado (SC 52) “.

Homilía

Palabras de colores, escrituras, símbolos, aromas, testimonios, reflexiones, historias, gestos, tics, ritmos, formas de ocupar un lugar en el espacio, y finalmente el lenguaje, se encuentran detrás de cada expresión del sacerdote en la homilía. lo que permite que el proceso interno de cada uno reciba retroalimentación y reciba las palabras del otro como de la Iglesia peregrina.

El lenguaje articulado supone una coordinación neuromuscular de diferentes órganos orofaríngeo-laríngeos para unir elementos básicos llamados “fonemas”, en palabras con significado referencial a un código preestablecido por la lengua materna; antes de esto, hay una fase de actividad de los músculos orofaciales y respiratorios.

Por lo tanto, la homilía toma en cuenta este aprendizaje y los tres actos fonéticos que son apropiados:

1. Praxis actúa: respeta los lugares de las sílabas dentro de las palabras

2. Actos secuenciales: respetar el orden de los sonidos dentro de las palabras

3. Actos rítmicos: hacen la entonación correcta de cada palabra

Limitaciones y recursos para hacer más efectiva la comprensión de la Palabra de Dios. Esta parte describe algunas de las dificultades que los sacerdotes enfrentan a diario y tienen el desafío de superar con la intención de hacer sentir las palabras de Dios.

Limitaciones:

  • No hay suficiente preparación de la homilía.
  • Mensaje ambiguo.
  • Mala pronunciación.
  • Lejano lenguaje de la realidad.
  • Hermenéutica de textos bíblicos.
  • Repetitiva, molesta, repetitiva homilía, coleccionar, etc.
  • Manejo de voz.
  • Uso de micrófonos.
  • Monotonía del rito.
  • Fatiga del habla.
  • La falta de religiosidad de los fieles.
  • Crisis religiosa.
  • Distracción de los feligreses.
  • Crisis religiosa.
  • Poca ventilación.
  • Insuficiente experiencia del Evangelio.

Medio adecuado:

  • Buena expresión oral y corporal.
  • Establecer ideas principales y secundarias.
  • Espiritualidad.
  • Tono y volumen de voz apropiados.
  • Prepara la homilía.
  • Ejercicios de vocalización.
  • Creatividad.
  • Excelente presentación personal.
  • Calor en la voz.
  • Manejando silencios y pausas.
  • Mensaje claro, convincente y actual.
  • Conocimiento público y contexto.
  • Entrenamiento homilético.
  • Reconocimiento del espacio donde vas a celebrar.
  • Empatía con los fieles.