Definición y Que Es
Monarquía Hereditaria

Existen diversos tipos de monarquías pero la más común es la monarquía hereditaria que actualmente existe. En una monarquía hereditaria, donde todos los monarcas provienen de la misma familia, y la corona pasa de un miembro de la familia a otro. Estabilidad es la ventaja de este sistema heredado al igual que previsibilidad y continuidad.

El individuo que concentra el poder en monarquías absolutas es un monarca o rey, la máxima autoridad a la que están subordinadas las demás instituciones, que ha accedido a la posición a través de la herencia, es decir, el padre muere o abdica, y luego asume el primogénito, es decir, el hijo más grande. Con muchas diferencias del autoritarismo, este sistema comprende el poder legítimo de nacimiento, por el contrario el autoritarismo se basa en el arbitraria toma del poder. En la monarquía absoluta es el rey que tiene el poder, no hay división de poderes y es el monarca quien decide qué, cómo y cuándo hacer las cosas sin rendición de cuentas a nadie.

Además de la monarquía hereditaria, existen otros tipos de monarquías y son:

    >Monarquía absoluta: régimen político en el que todas las potencias corresponden al rey sin limitaciones. El monarca controla todos los aspectos de la sociedad y generalmente se impone de una manera divina. Es decir, elegido por Dios. Encontramos un claro ejemplo de esta forma de gobierno a través de Luis XIV de Francia, el Rey Sol.
  • La monarquía liberal: Los países Europeos fueron los que la establecieron luego de las guerras napoleónicas, Desarrollando una partición o división del poder entre una amplia representación popular y el Rey.
  • Monarquía parlamentaria: Régimen en el que se muestra al rey como símbolo de unidad y permanencia del Estado y como moderador de las instituciones democráticas. Un modelo en el que la soberanía recae en la voluntad del pueblo y en la que el responsable del Poder Ejecutivo es el Presidente del Gobierno.
  • La Monarquía constitucional: Una forma de gobierno que se protege a sí misma en una Constitución y donde la soberanía reside en las personas.

Finalmente la Monarquía Híbrida que se basa en que el Rey tiene la obligación de ceder una parte del poder a los gobiernos democráticos mientras mantiene su influencia política.