Definición y Que Es
Pocrescofobia

La obesofobia o pocrescofobia se define como miedo o aversión exagerada al engordar o la gordura de los demás. Es un miedo presente, especialmente en las sociedades occidentales. Es un miedo que tanto hombres como mujeres puedan desarrollarlo, aunque las mujeres tienen las actitudes más negativas hacia la imagen corporal. Este temor a subir de peso o ser obeso puede alentar el desempeño de comportamientos alimentarios riesgosos.

Pocrescofobia

La persona puede tender a compensar de alguna manera lo que ingiere, ya sea con ejercicio físico o vómitos autoinducidos, para restringir la alimentación. Muestra una gran preocupación por el peso y la figura.

Este miedo o rechazo al aumento de peso puede provocar trastornos de la alimentación (ED) como la anorexia nerviosa o la bulimia. De hecho, hay autores que dicen que la obesofobia sería la base de estos trastornos alimenticios. En este sentido, podría considerarse más como otro factor presente en la sintomatología de ellos que como una “fobia” propiamente hablando.

En el caso de la mujer adulta, por ejemplo, uno puede pasar por períodos de embarazo, lactancia, trastornos menstruales, que junto con la reducción de la actividad física y/o sufrir alguna patología como la depresión, que puede influir en su miedo a engordar y, por lo tanto, realizar conductas contrarias.

Al igual que los trastornos de la alimentación, es más prevalente en las mujeres que en los hombres. También es más probable que ocurra en los jóvenes que en la madurez tardía o la vejez. Esto podría estar relacionado con los modelos corporales actuales, entre otros factores, que hacen referencia al hecho de que la delgadez equivale a belleza, juventud y éxito, especialmente en el caso de las mujeres.

La sociedad estableció un entorno en el que la imagen adquiere gran importancia, especialmente en los medios de comunicación, y se debe aprender a desarrollar estrategias para evitar ser derrotados por estos estereotipos impuestos desde el exterior. Sin duda hay que tener buena alimentación, realizar ejercicios diarios, para evitar este tipo de trastornos, pero también es fundamental no dejarse llevar por mal manejo de los términos, evitar discriminaciones, se trata solo de no olvidar que lo importante es tener buena salud física y mental.