Definición y Que Es
Usurpación de Identidad

El robo de identidad, también llamado delito de apropiación indebida del estado civil o de identidad, consiste en la apropiación de una persona de la identidad de otra, haciéndose pasar por ella para acceder a los recursos y beneficios, actuando en el tráfico legal que simula a la persona suplantada. .

Usurpación de Identidad

Esta acción es cada vez más común en las redes sociales, donde una persona toma fotografías y datos de otra y crea perfiles en su nombre, desde donde actúa como si ellos mismos fueran las víctimas. El propósito con el que una persona es suplantada puede ser muy variado: desde insultar a terceros, como tratar de desacreditar a la víctima.

La usurpación generalmente se lleva a cabo por la fuerza, la violencia o la intimidación. La persona que usurpa una propiedad puede ser consciente de su delito (y lo justifica en función de sus propias necesidades o deficiencias) o haber sido engañado por un tercero (que prometió que la propiedad no tenía un propietario, por ejemplo). El acto de usurpación está ligado a la acción de ocupar, ya que vincula la aprehensión material (el usurpador entra a la casa y no la abandona) con la voluntad de adquirir el dominio (cuando requiere propiedad y el derecho del bien usurpado) .

Este crimen se trata de proteger la fe pública de la comunidad o confiar en la identificación de las personas. Por esa razón, la jurisprudencia entiende que no es suficiente suplantar una identidad ficticia. Para cometer este crimen, el autor tiene que usurpar la identidad de una persona real, lo que resulta en impunidad en el caso de que el culpable decide inventar un personaje ficticio y hacerse pasar por él. Piense, por ejemplo, en quien le falta la verdad, inventa un perfil ficticio, crea un personaje y finge ser un personaje: la acción no tendría relevancia criminal y quedaría impune.

Cuando el robo de identidad consiste únicamente en la apertura o registro de un perfil con datos como nombre y apellidos que no identifican claramente a la víctima, la opción que tiene el imitador es hablar con el portal web, foro o red social para que sean sus administradores. Quien quita el perfil falso. Aunque el hecho de utilizar solo ciertos datos personales no se considera un delito, puede ir en contra de las normas de protección de datos, por lo que puede dirigirse a la Agencia Española de Protección de Datos para, si lo considera apropiado, poner fin a esta situación.