Definición y Que Es
Voltaire

Llamado François-Marie Arouet, pero conocido como Voltaire un escritor, filósofo, abogado e historiador francés, nacido en el año 164. Es uno de los representantes más importantes de la ilustración, un escenario que destacó el poder de la razón humana, de la ciencia y respeto hacia la sociedad

voltaire

Voltaire recibió estudios en latín y griego en el colegio jesuita Louis-le-Grand de París. Él era el más joven de sus cinco años, desde el matrimonio de François Arouet y Marie Marguerite. Durante el año 1706, François escribió una obra llamada tragedia. Entre 1711 y 1713 logró graduarse como abogado. Al mismo tiempo, todo esto comenzó a escribir su tragedia de Edipo, que se publicó en el año 1718.

Voltaire ganó fama por su intensa polémica en relación con la Iglesia. La religión para nuestro protagonista era sinónimo de superstición y fanatismo. El asunto de Jean Calas de 1762 escribió su famoso Tratado sobre la Tolerancia (1763). Años después fue rehabilitado, así como su memoria, todo el tiempo su inocencia. En el trabajo, una crítica incisiva y dura contra el clero. Pero aunque Voltaire arremetió contra la Iglesia y su poder nunca dejó de ser un deísta, es decir, defensor de la religión natural, de un pragmatismo acusado, que tenía una utilidad social. Las personas que creyeron en Dios son más honestas.

Es importante señalar que, en asuntos socioeconómicos, Voltaire fue un claro defensor de la propiedad privada. Era un propietario rico, entusiasmado con las finanzas. En su obra El mundano (1736) elogió el lujo. Voltaire nunca creyó en la igualdad, se definió en su Diccionario filosófico (1764), como algo natural pero quimérico, sin que se lo proponga como un derecho natural. Una pregunta era crítica de los excesos del poder monárquico o de la Iglesia Católica por parte del defensor del fanatismo y la intolerancia, y otra muy distinta era abogar por la causa de los desfavorecidos. Voltaire nunca se destacó por el desarrollo de la sensibilidad social. Ni siquiera compartió la fe en la educación de la Ilustración para elevar la situación de la gente, incluso si fue con los utilitaristas a favor del progreso y el engrandecimiento de la comunidad y el Estado. Para Voltaire era imposible que la “población” razonara. En relación con la esclavitud, el problema más preocupante fue el trato que recibían los esclavos del principio mismo, aunque fue felicitado cuando los cuáqueros de Pensilvania liberaron a sus esclavos en 1769.