Definición y Que Es
Divorcio

Divorcio es la decisión llevada a cabo, entre los cónyuges o sólo con la voluntad de uno de ellos, según sea el caso, de separar o finiquitar con el vínculo matrimonial por las diferencias irreconciliables que surgieron en la pareja. Atendiendo sus diversas peculiaridades y diferencias en los casos, se pueden clasificar ya sea por: El abandono, la violencia doméstica, infidelidades hacia el cónyuge y los hijos, ya sea de manera física o psicológica o una mezcla de ambos.

Divorcio

Qué es el Divorcio

El divorcio es la consecuencia de la decisión acordada entre los dos cónyuges o sólo la voluntad de uno de ellos, según sea el caso, de disolver el vínculo matrimonial por las diferencias que surgieron en la pareja y que son irreconciliables. Dentro de estas diferencias, se encuentran la infidelidad de algunos de los cónyuges, abandono, insultos, violencia doméstica al cónyuge e hijos, que pueden ser físicos o psicológicos o una combinación de ambos. Obviamente atender cada caso tendrá sus propias peculiaridades.

Es decir, cuando una pareja decide divorciarse es que no hay nada más que hacer para salvar el matrimonio y luego el hecho de pasar al divorcio, significa que cada uno recuperará la libertad para reconstruir su vida con otra persona en caso de desearlo.

La figura del matrimonio siempre ha existido junto con la del divorcio, aunque, por supuesto, en los tiempos más remotos era más común que las mujeres lo solicitarán a los hombres como resultado del adulterio. En la actualidad, ya ambos lo solicitan por la misma causa y se puede evidenciar más que nada entre las celebridades, por las diferencias irreconciliables que surgen de la coexistencia.

El divorcio debe solicitarse y tramitarse ante un tribunal que se ocupa de cuestiones civiles o familiares y como dijimos anteriormente, los dos cónyuges pueden solicitarlo después de un acuerdo previo, o sólo una de las partes puede solicitarlo. Después de la sentencia favorable, la persona no regresa al estado civil soltero, sino divorciado, pero en cualquier caso, esto es, por ejemplo, lo que le permitirá volver a casarse.

Divorcio Express

El divorcio expreso es una nueva forma de divorcio vigente desde mediados de 2015 que nació con el objetivo de acortar el tiempo y simplificar los procedimientos adecuados del hecho. De esta manera, la duración promedio de los procedimientos de divorcio, desde el principio hasta el final, es de 13 meses, mucho más corta que otros tipos de divorcio.

Cuando una pareja decide separarse, debido a lo complicada que es la situación en sí misma, su deseo es que el proceso sea lo más fácil y corto posible, por lo que la existencia del divorcio expreso trae innegables ventajas para el matrimonio.

Debemos tener en cuenta que debe haber un acuerdo mutuo entre las partes para llevar a cabo el divorcio. Debido a sus características, los principales beneficios del divorcio expreso son el ahorro de tiempo y dinero para quienes lo solicitan, especialmente en comparación con los antiguos procedimientos. También existe el divorcio gratuito que incluyen toda la asesoría necesaria sin gastar dinero.

Hay que tener en cuenta que antes de la entrada en vigor del divorcio expreso, era obligatorio que para iniciar el proceso de divorcio, la pareja hubiera estado separada durante al menos dos años. en cambio para procesar el divorcio express no es necesario pasar ningún plazo.

Los procedimientos son mucho más cortos y también la pareja puede ser representada por un solo abogado, lo que significa un ahorro considerable de dinero.

Divorcio Litigioso

Divorcio litigioso (también conocido como contencioso). Ambos conducen al mismo punto final: una sentencia que disuelve el matrimonio y regula los problemas básicos que afectan a la familia que se rompe, en el nivel de derechos y responsabilidades. El litigio del divorcio sigue siendo una última opción, en caso de que sea realmente imposible llegar a acuerdos entre los cónyuges. En este caso, no hay más remedio que acudir a él, aunque es necesario indicar que este tipo de procedimiento es más largo, más costoso y más difícil que el divorcio expreso.

El litigio del divorcio comienza con la afirmación de que uno de los dos cónyuges se interpone contra el otro. Se adjunta una serie de documentos a esta demanda, algunos de los cuales son necesarios en cualquier caso, como el certificado de matrimonio y el certificado de nacimiento de los hijos, y otros que dependen de la estrategia que su abogado quiere seguir, como la nómina, los contratos de propiedad, vales de préstamo, documentación de la escolarización de los hijos. Es importante mencionar que el divorcio con hijos hace más larga la lista de requisitos para llevarlo a cabo. La solicitud debe indicar los datos de ambos cónyuges y solicitar que se regulen una serie de cuestiones de cierta manera, tales como:

  • Quién mostrará la autoridad de los padres y la custodia de los hijos, o si se tratará de una custodia conjunta.
  • Si se aplica o no un subsidio de mantenimiento, y cuánto.
  • Cómo permanecerá el calendario de visitas del padre sin custodia.
  • Si hay que pagar o no una pensión compensatoria.
  • Quien tendrá el uso del domicilio conyugal.
  • Dicha demanda litigiosa de divorcio debe ser firmada por un abogado. Este debe otorgarle poderes, ya sea dirigiéndose a un notario y solicitando un poder notarial, o dirigiéndose al tribunal para hacer una declaración, que básicamente es lo mismo que se hace ante el notario, pero sin tener que pagar.

Una vez que el fiscal recibe los poderes, el reclamo se transfiere al otro cónyuge, lo que le otorga un período de veinte días hábiles (sin contar los sábados, domingos o días festivos) para que pueda buscar un abogado y responder a la demanda en todos los casos, esos con lo que no estás de acuerdo.

Una vez que el cónyuge responde la reclamación y le otorga poderes a su abogado, el tribunal señala un día para el juicio. Al mismo tiempo, debe ir con toda la evidencia que intenten defender, como los pagos que han realizado, la prueba de ingresos, sus gastos y su pareja, las declaraciones de ingresos, testigos, expertos e incluso pueden solicitar la exploración de sus hijos, siempre que tengan más de doce años.

En el juicio, debe responder a las preguntas del abogado opositor, del suyo, ante el juez y si hay menores, también de la fiscalía. Después de la audiencia oral, el procedimiento será visto para la sentencia. Lo normal es que la sentencia en un divorcio litigioso sea tardía del orden de los días. Una vez notificados a las partes, estos a su vez tienen veinte días hábiles para apelar si no están de acuerdo.

Esta apelación no implica que se celebre un nuevo juicio. Solo una de las partes presenta con la firma del abogado un breve, que indica por qué no está de acuerdo con la sentencia y especifica cuáles son las partes del documento con las que hay desacuerdo. Esta apelación se transfiere al otro abogado para responder a la misma (si está de acuerdo con la sentencia) o para apelar. El archivo, junto con estos escritos, se pasará a un tribunal superior (la audiencia provincial), que en un período de entre dos y ocho meses dictará una nueva sentencia, confirmando la emitida en primera instancia o corrigiendo.

Divorcio de Mutuo Acuerdo

Divorcio

El divorcio por mutuo acuerdo se modificó con la entrada en vigencia de la Ley 15/2015, de 2 de julio, de jurisdicción voluntaria, de la siguiente manera: Los cónyuges pueden acordar su separación por acuerdo mutuo después de tres meses a partir de la conclusión del matrimonio, mediante la formulación de un acuerdo reglamentario ante el secretario del tribunal, hoy abogado de la administración de justicia, o en escritura pública ante notario, en el cual, juntos con la inequívoca voluntad de separar, se determinarán las medidas que deben regular la consecuencia de la separación por medio de lo establecido en la ley.

Los funcionarios diplomáticos o consulares, en el ejercicio de las funciones notariales que se les atribuyen, no pueden autorizar la escritura pública de separación. Los cónyuges deben intervenir en el laudo de manera personal, sin perjuicio del hecho de que deben ser asistidos por un abogado en ejercicio, dando su consentimiento ante el abogado de la administración de justicia (ante el Secretario judicial) o el Notario.

Asimismo, los hijos mayores o menores emancipados deben otorgar su consentimiento ante el secretario judicial o el notario en relación con las medidas que los afectan debido a la falta de sus propios ingresos y para vivir en el hogar familiar. Las disposiciones de este artículo no se aplicarán cuando haya hijos menores que no estén emancipados o tengan la capacidad legalmente modificada que depende de sus padres.

Cuando la separación ha tenido lugar sin intervención judicial, en la forma prevista en el artículo 82, la conciliación debe formalizarse en una escritura pública o acto de manifestación. La conciliación debe registrarse, para su efectividad frente a terceros, en el Registro Civil correspondiente.

Divorcio en España

En el momento del divorcio o la separación en España, los cónyuges se ven forzados a cumplir con las obligaciones que su matrimonio ha generado de acuerdo con su régimen matrimonial, o lo establecido en las capitulaciones de matrimonio por las cuales han sido gobernados.

Compensar al cónyuge más desfavorecido por la disolución, determinar a quién se le asignará el uso familiar en el hogar, etc., son partes de las medidas que deben adoptarse y acordarse en estos procedimientos. El divorcio o la separación pueden iniciarse de común acuerdo o de manera contenciosa, según la capacidad de los cónyuges para llegar a un acuerdo.

En este tema es muy importante mencionar el punto de vista religioso, ya que el divorcio en la Biblia, es incluido a través de las palabras de Malaquías 2:16 : Quien expresó el repudio que tenía el Señor sobre este hecho, así lo anunció el Dios de Israel. Según la Biblia, el plan de Dios es que el matrimonio sea un compromiso de por vida. “Entonces ya no hay dos, sino solo uno, por lo tanto, lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre” (Mateo 19: 6 NVI).

Sin embargo, en el Antiguo Testamento, Dios estableció algunas leyes para proteger los derechos de los divorciados, especialmente de las mujeres (Deuteronomio 24: 1-4). Jesús señaló que esas leyes fueron dadas debido a la dureza de los corazones de las personas, pero no porque eran el deseo de Dios (Mateo 19: 8).

La controversia sobre si el divorcio y el nuevo matrimonio están permitidos según la Biblia, gira principalmente alrededor de las palabras de Jesús en Mateo 5:32 y 19: 9. La frase “excepto en caso de infidelidad conyugal” es lo único en las Escrituras que posiblemente da permiso de Dios para el divorcio y el nuevo matrimonio. Muchos intérpretes entienden que esta “cláusula de excepción” se refiere a la “infidelidad conyugal” durante el período de “compromiso”. En la costumbre judía, un hombre y una mujer se consideraban casados, ​​incluso cuando todavía estaban comprometidos, es decir, “prometidos”. Según esta opinión, la inmoralidad durante este período de “compromiso” debería ser la única razón válida para el divorcio.